Por: Ernesto Yamhure

Los festivales de la senadora

“NOSOTROS APOYAMOS TODAS LAS formas de lucha en Colombia… Las Farc están haciendo un trabajo muy importante en Colombia por la lucha del pueblo y su liberación”.

Son palabras de Cecilia Calero, presidenta de la Asociación Jaime Pardo Leal, ONG integrada por exiliados colombianos en Suecia y que está dedicada a hacerle lobby a la guerrilla en Escandinavia a través de diferentes eventos, seminarios, manifestaciones y marchas.

El 8 de mayo de 2004, en un parque público de Estocolmo, esta organización realizó un “festival por la paz de Colombia” cuyo objetivo era el de “presionar al gobierno colombiano para que haya una política seria del Estado en lo relacionado al canje de prisioneros de guerra”.

Atención, para ellos las Farc no tienen secuestrados sino “prisioneros de guerra”. Como se trataba de una fiesta, hubo un show musical a cargo de Dror Feiler, quien, según la revista Semana, fue incluido en el consejo de redacción de Anncol por órdenes de Raúl Reyes.

 El festival tenía un trasfondo puramente político, razón por la que designaron a dos oradores centrales: Jens Holm y Gloria Inés Ramírez, quien para la fecha se desempeñaba como vicepresidenta de la CUT.

Holm es un agresivo militante de la izquierda sueca que alcanzó un escaño en el europarlamento bajo la bandera de la eliminación de la lista de organizaciones terroristas de la Unión Europea, con lo que se les salvaría el pellejo a sus amadas Farc. Así mismo, en su turbia hoja de vida aparece el cargo de editor de la página de Anncol.

Preguntada sobre su presencia en ese evento, la hoy senadora Gloria Inés Ramírez confirmó que sí había asistido y que, además, volvería a ir si la llaman nuevamente, a la vez que defendió a la Asociación Jaime Pardo Leal, organización que para ella no es más que una congregación “patrocinada por el gobierno sueco” cuyos miembros están dedicados a aportarle a la paz de Colombia. Tanta indulgencia con ese seminario de mansos apologistas del terrorismo fue generosamente retribuida el 12 de marzo de 2006, día que se eligió el Congreso colombiano.

En efecto, los arcángeles de la Asociación Jaime Pardo Leal se plantaron frente al consulado de Colombia en Estocolmo con pancartas en las que invitaban a votar por Gloria Inés Ramírez, mientras gritaban desesperadamente el estribillo de “Uribe paraco, el pueblo está berraco” y “Uribe fascista, usted es el terrorista”.

Ahora que la Corte ha resuelto abrir investigación contra la senadora Ramírez por sus presuntos vínculos con las Farc, en los próximos días pondré en conocimiento del Alto Tribunal estos hechos porque con el proceso de la farcpolítica debe abrirse el debate sobre la responsabilidad de aquellos que, al defender la combinación de todas las formas de lucha, justifican los crímenes de la guerrilla.

Debemos encarar sin ambages la discusión. Eso de que “una cosa es matar para enriquecerse y otra es matar para una vida mejor” constituye una inaceptable dicotomía ética por cuanto pretende diferenciar entre muertes buenas y muertes malas.

Un país tan laxo en materia penal como Dinamarca, prevé condenas de hasta diez años para quienes propugnen la comisión de acciones terroristas. Colombia, que lleva décadas padeciendo este flagelo, debe ser ejemplo en esa materia.

La severidad social debe ser igual en todos los casos. El rechazo que produjo el pacto que unos políticos hicieron con las autodefensas para “refundar la patria” debe ser semejante hacia aquellos que han prestado sus nombres para integrar el “gobierno provisional” que las Farc sueñan con establecer.

~~~

Al referirse a los palmicultivos, la senadora Cecilia López últimamente ha acuñado la idea de la “palma desplazadora”. ¿No será que la congresista está confundiendo a la palma africana con la Palmera?

ernestoyamhure@hotmail.com

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Ernesto Yamhure

Destrozando a Uribe

Condiciones inamovibles

Doblar la página

Debate por la vida

Heil Gilma