Atalaya

Los grandes almacenes y el día sin IVA

Noticias destacadas de Opinión

Desde hace meses viene el Gobierno nacional anunciando su idea de implementar el día sin IVA.

Se trataría de una iniciativa que busca favorecer a los más necesitados. El primero de los tres días sin IVA que el Gobierno anunció tendrá lugar mañana para aliviar un poco la golpeada economía nacional y el menguado mercado interno por causa del coronavirus.

Como suele suceder con este tipo de proyectos, más allá de las dificultades técnicas de implementación de la medida, se han escuchado voces de expertos y de profanos salir en defensa o en rechazo de la medida. No me interesa ahora entrar en ese debate, sino poner de relieve una situación que, desde hace unos días, vienen denunciando algunos ciudadanos y potenciales compradores.

Puesto que se trata de una compra que algunos vienen previendo con la debida antelación –dado que, por la situación actual, muchos se han quedado sin empleo o han visto reducidos sus salarios ordinarios–, tenían certeza del monto que para tales efectos debían destinar. Ocurre, sin embargo, que se han percatado con tristeza y con indignación de que el computador que planeaban comprar para su emprendimiento o el pequeño televisor que anhelaban para acompañar las horas de encierro de la cuarentena tienen ahora precios más altos.

He aquí que los grandes almacenes de venta de electrodomésticos, anticipando un pico en las ventas, han decidido subir los precios de muchos (¿todos?) de los bienes que habrían de adquirirse mañana, el primer día sin IVA del año. Los precios de estos bienes han conocido, casualmente, un incremento del 19 % (y a veces de más). Con este incremento, entonces, ni el Estado percibe ingresos por el IVA ni el ciudadano se ve beneficiado por su exención. Los únicos que ganan en esa situación son los dueños de las grandes superficies.

Es evidente que se trata de una manera burda de sabotear la medida. Más allá de lo oportuna o inoportuna que a priori pueda parecer la propuesta, lo cual iba a saberse, al menos de manera parcial, mañana; más allá, reitero, de esas especulaciones económicas, resulta evidente que el Gobierno central propuso una medida que pretendía beneficiar en primera instancia (aunque no de manera exclusiva) a los más vulnerables, y resulta evidente también que buena parte de empresariado del país se dedicó a sabotearla. A través de las redes sociales muchos ciudadanos han denunciado el incremento de precios por parte de distintos grupos económicos: Falabella, Olímpica, Homecenter, Alkosto, Jumbo...

En un momento en el que muchos han visto mermados sus ingresos y en un momento en el que la economía nacional se ha contraído, hemos visto esfuerzos serios y decididos por parte de los ciudadanos y, en ocasiones, del Estado para superar esta crisis. Es una lástima que en medio de ese gran esfuerzo, plagado de tantas dificultades, en ocasiones tan dolorosas; es una lástima que, en un tiempo en el que pareciera que todos remábamos para un mismo lado, aparezcan los oportunistas de turno para beneficiarse a expensas de los demás. Esperamos una intervención y un pronunciamiento por parte de la Superintendencia de Industria y Comercio, para que tomen medidas en el asunto y para que, de paso, les recuerden a los empresarios que así se puede hacer dinero, sí, pero no se puede hacer nación.

@Los_atalayas

atalaya.espectador@gmail.com

Comparte en redes: