Por: Columnista invitado

Los grandes beneficios del 4G para Colombia

Recientemente el Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) publicó la resolución definitiva que establece los parámetros de la subasta 4G a efectuarse el 26 de junio.

En la subasta 4G, a efectuarse el 26 de junio, se espera adjudicar 225 megahertz (MHz) de espectro en las bandas AWS (de 1.7000 a 2.100 MHz), 1.900 MHz y 2.500 MHz.  A tres meses de su realización, es importante hacer un alto en el camino para hablar de LTE (o 4G), la nueva tecnología que será habilitada y de las ventajas que le traerá a los usuarios colombianos y al país.

LTE significa Long Term Evolution, un estándar de comunicaciones móviles desarrollado por la 3GPP, la asociación que impulsó y mantiene los estándares actualmente en uso de 2G y 3G. La principal ventaja de 4G para el consumidor es una mayor velocidad de carga y descarga de datos. Estamos hablando de velocidades diez veces mayores a las ofrecidas actualmente en Colombia por las redes 3G, basadas en tecnología HSPA+; al día de hoy, los usuarios experimentan velocidades típicas promedio de 1 megabit por segundo (Mbps) en descarga (DL) y un poco menores en subida (UL) de datos. En el caso de las redes con tecnología LTE, pueden beneficiarse de velocidades promedio de entre 12 Mbps (DL) y 5 Mbps (UL).

Una mayor velocidad permitirá a los usuarios acceder a una nueva gama de servicios, los cuales no son posibles con las redes actuales y entre los que figuran videos en alta definición, videos en tiempo real y videojuegos multi-jugador; asimismo, permitirá nuevas aplicaciones empresariales y sociales como, por ejemplo, la segunda generación de servicios M2M (Machine to Machine) y aplicaciones de telemedicina.

Pero los beneficios de LTE se expanden más allá del uso individual del consumidor. De acuerdo a un estudio elaborado por la asociación 4G Americas, el despliegue y adopción de la banda ancha, y más concretamente de LTE, contribuye de forma muy significativa al crecimiento social y económico de los países, en la misma medida que lo confirman varios estudios que muestran su impacto sobre el Producto Interno Bruto (PIB) y el nivel de empleo.

Dichos análisis han encontrado que el impacto sobre el desarrollo causado por la banda ancha es mayor en economías emergentes. Así por ejemplo, para el caso de América Latina, con una penetración de la banda ancha móvil del 54% se generarían entre US$ 50.000 y US$70.000 millones de contribución al crecimiento del PIB, al igual que entre y de 1,1 y 1,7 millones de empleos.

Las predicciones del mercado mundial apuntan a que en 2020 se estará entregando 1 Gigabyte (1.000 Megabytes) por día por usuario promedio, de modo que la red debe avanzar rápidamente para suplir las necesidades y expectativas de los usuarios. Por todo lo anterior, la próxima subasta es un paso esencial y necesario para contar con una mayor oferta de LTE en nuestro país. Todos nos veremos beneficiados.

 

Carlos Mateus, director de operaciones para Colombia de Nokia Siemens Networks

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

El Tratado de Tordesillas en Rusia