Por: Rodolfo Arango

Los Nasa: testimonio de civilización

PRETENDÍA ESCRIBIR SOBRE LA TIranía de la mayoría. De cómo el Gobierno es víctima de su concepción de la democracia como aplanadora. De cómo, perdido el atractivo del poder burocrático, el uribismo es devorado por sus hijos, fieles al sol que más alumbra.

Abortado el referendo, los gestores de la norma constitucional que permite el transfuguismo serán víctimas de su propio invento. Ya el presidente de la Cámara de Representantes, Édgar Gómez, ha anunciado su regreso al Partido Liberal. La toma del Congreso por César Gaviria y Cambio Radical es un anticipo de lo que vendrá con la recogida liberal de sus huestes. Con el sol a sus espaldas, el Presidente beberá un trago de su propia medicina.

Pero la novela de intereses y traiciones en que se ha convertido el ejercicio de la política en el país es divertimento macabro ante la tragedia humana que vive el Pueblo Nasa. Su resistencia pacífica denuncia al mundo el exterminio al que es sometido a manos de los grupos armados: Farc, Ejército y paramilitares. La Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (ACIN – Cxab Wala Kiwe) enfrenta con sus bastones de mando al barbarismo de los bandos en conflicto. Rechaza la violencia como contraria a la vida, provenga de donde provenga. A la arbitrariedad de las balas asesinas opone el camino de la palabra.

Dos muertos y veinte heridos es el saldo que dejó la incursión de las Farc al casco urbano de Corinto el domingo pasado. Las comunidades indígenas afectadas han manifestado que “rechazan las acciones violentas de la guerrilla de las Farc, que sólo generan zozobra y son la excusa para que sigan matando inocentes e insistan en despojar a la población de su territorio”. El recrudecimiento de los ataques proviene, según miembros del Pueblo Nasa, del rescate, ordenado por el Cabildo de Jambaló, de seis funcionarios de la Alcaldía secuestrados por milicianos de las Farc y de la apertura de una investigación en su contra por parte de las autoridades indígenas. ¡Y hay quienes todavía acusan, insensatamente, a estos compatriotas de ser cómplices de la guerrilla! Nuestra solidaridad para con los Nasa, constructores de civilización, símbolo de rechazo inteligente a los agentes de odio y destrucción.

La resistencia pacífica de las comunidades indígenas enseña con el ejemplo a los amantes de las soluciones guerreras lo que es una lucha valiente por la dignidad, la vida y la libertad. La militarización creciente de sus resguardos por parte de los grupos armados atenta contra su plan de vida, su cultura y su territorio, no los protege. Contra la barbarie de las balas han opuesto desde tiempos inmemoriales actos de vida para mantener la memoria, la esperanza y la palabra.

En contra de las agresiones, persecuciones, asesinatos y amenazas de ocupación, el movimiento indígena caucano ha llamado a una marcha pacífica desde Santander de Quilichao hasta Corinto en lo que han llamado: ‘‘En minga, caminando la palabra por la  armonización del territorio de la Cxab Wala Kiwe, en defensa de la vida frente a los hechos cometidos por los actores armados”. Su movilización pacífica recuerda la lucha pacífica por la eliminación de la discriminación racial en otras latitudes. Es hora de que el pueblo colombiano se una a esta causa civilizadora.

Y mientras tanto mueren de hambre los niños Kogui en la Sierra Nevada. Más resultados de la inseguridad democrática y de la incompetencia del Minsalud.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Rodolfo Arango

Tres espectros

Propiciemos el cambio

Enseriemos el debate

Dejación de ilegalidades

Adiós a las armas