Por: José Fernando Isaza

Los neutrinos

ESTAS PARTÍCULAS ELEMENTALES sin carga eléctrica interactúan débilmente con la materia, por lo que son difíciles de detectar, y se producen en las explosiones galácticas y en los laboratorios de alta energía cuando chocan átomos a velocidades cercanas a la luz.

La pequeña masa de los neutrinos, por ser éstos tan abundantes en el espacio, puede explicar la llamada masa oscura del universo, necesaria para entender la velocidad de alejamiento de las galaxias y la inercia.

La masa del neutrino es alrededor de 250.000 veces inferior que la del electrón y 470 millones veces menor que la del neutrón. No es de extrañar que se creyera que eran partículas sin masa.

En estos días los neutrinos están en el ojo del huracán de los físicos. Mediciones realizadas entre el acelerador de partículas del CERN en Suiza y el laboratorio Gran Susso en Italia, localizado a 730 km, muestran que los neutrinos, generados en el CERN, viajaron a una velocidad 2,5 millonésimas superior a la de la luz.

La Teoría de Relatividad Especial (TRE) de Einstein postula que ningún objeto masivo puede desplazarse a mayor velocidad que la luz. Los resultados preliminares podrían llevar a modificar una de las teorías más exitosas del siglo XX. Múltiples experimentos confirman la TRE, que implica que la masa varía con la velocidad y que un objeto masivo no puede alcanzar la velocidad de la luz, pues su masa se haría infinita y el infinito no existe en el mundo físico.

Antes de decretar la muerte de la TRE es bueno mencionar que en la ciencia las teorías pueden modificarse cuando resultados experimentales obliguen a hacerlo. La teoría gravitatoria de Newton se modificó y dio paso a la Teoría de Relatividad General (TRG) y a la TRE. Sin embargo, para la mayor parte de las actividades es suficiente trabajar con la mecánica de Newton. Aunque para vuelos interplanetarios no se requieren correcciones relativistas, éstas sí son necesarias para calcular los aceleradores de partículas, pues se alcanzan velocidades cercanas a la luz, y también se requiere la TRE para ajustar los sistemas de localización satelital GPS.

Aun si los neutrinos se desplazan a mayor velocidad que la luz, pueden ajustarse sin invalidar la TRE. Por ejemplo, que la velocidad de la luz no es la máxima que transmite información, sino que existe una mayor. Por supuesto que esto obligaría a modificar las ecuaciones de la masa en función de la velocidad. Los expertos dirían que el cono de luz se ampliaría. Otras explicaciones más sofisticadas, como la propuesta por Martínez de la Universidad Nacional, apuntan a que el universo no tiene cuatro dimensiones, tres del espacio y una del tiempo, las teorías de Kaliza-Klein consideran 11 dimensiones, las teorías de cuerdas y membranas requieren más de cuatro dimensiones. En estas condiciones las observaciones de los recientes experimentos pueden interpretarse como la proyección de un fenómeno que tiene lugar en un espacio de dimensión superior a cuatro. Este argumento recuerda la imagen de las cavernas de Platón: vemos el mundo no como es, sino como lo muestran sus sombras reflejadas en la caverna. Cuando avanzan las teorías, mejoran las sombras.

Con la concepción multidimensional del universo es posible que una partícula como el neutrino viaje a una velocidad superior a la luz, sin violar las teorías de relatividad.

Rector Universidad Jorge Tadeo Lozano*.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de José Fernando Isaza

Aritmética

Calidad

Inquietudes

Solución

Hegemonía