COVID-19: ¿Cuáles son las acciones adelantadas por el Gobierno para enfrentar la pandemia?

hace 2 horas
Por: Patricia Lara Salive

Los niños, ciudadanos de tercera

Que en el debate suscitado a raíz de la presentación ante el Congreso de un proyecto de ley que busca ampliar la licencia de maternidad de tres a seis meses prevalezcan, sobre el bienestar de los niños, los intereses de los empresarios que alegan que eso les cuesta mucho dinero.

Que en el debate suscitado a raíz de la presentación ante el Congreso de un proyecto de ley que busca ampliar la licencia de maternidad de tres a seis meses prevalezcan, sobre el bienestar de los niños, los intereses de los empresarios que alegan que eso les cuesta mucho dinero; que en 13 municipios del Atlántico, Guajira y Chocó, según la Defensoría del Pueblo, el Programa de Alimentación Escolar no esté cumpliendo con las normas sanitarias; que de las 210 muestras periódicas de alimentos consumidos por los niños en 31 escuelas, 55 hogares comunitarios y 8 centros de desarrollo infantil tomadas por la Secretaría de Salud del Atlántico entre 2014 y 2015, 76% hayan resultado contaminadas con coliformes totales, materias fecales, mesófilos aerobios, moho, levaduras, o salmonella; que en escuelas de la Guajira la carne que se comen los niños se mantenga sin refrigeración y rodeada de insectos; que en algunas de ellas los niños tengan que lavarse las manos en el mismo balde; que en una escuela de Tubará, Atlántico, la alimentación de las criaturas se prepare en una casa vecina donde no hay refrigerador; que casos como los mencionados se repitan por doquier en Guajira, Atlántico y Chocó, que se sepa; que según Cristina Plazas, directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, el maltrato infantil en Colombia sea “aterrador”, pues diariamente el ICBF recibe cuatro nuevos casos y los episodios no reportados son la mayoría; que haya tantos niños combatientes en los distintos grupos guerrilleros (Farc y Eln), así como en los paramilitares y las Bacrim; que cada día sean abandonados en las calles de Bogotá entre dos y tres niños; que anualmente haya al rededor de 15.000 casos de abuso sexual infantil, según cifras de Medicina Legal; y que haya más de un millón de niños que trabajan, demuestra que en este país los niños son la última prioridad.
 
Miremos los casos por partes: está demostrado que tanto desde el punto de vista físico como emocional, lo ideal es que durante sus primeros seis meses de vida, los niños se alimenten exclusivamente de leche materna. Luego en un país donde de verdad prevalecieran los derechos de los niños, la licencia de maternidad de seis meses debería ser algo incuestionable y, ante ello, los intereses de los empresarios no tendrían por qué ser tenidos en cuenta.
 
Y en el caso del escándalo sobre la calidad e higiene de la comida  dada a los niños en Guajira, Atlántico y Chocó, el Ministerio de Educación tendría que actuar con mucha severidad, suspender de inmediato los contratos existentes con esos operadores que proveen alimentos deficientes en los colegios y buscar la manera de que se sancione a esas empresas.
 
Y en cuanto al atroz maltrato infantil que se practica aquí; al enrolamiento de los niños en la delincuencia y en la guerra; al abuso sexual contra los menores; a su abandono en las calles; y a su explotación laboral en las empresas, en los campos y en las casas, solo hay que decir que si nuestros niños no crecen en un ambiente saludable desde el punto de vista físico y emocional, será imposible acabar de raíz nuestra violencia.
 
Sí, ya es hora de que los problemas de la infancia dejen de ser considerados como un asunto menor, adscrito a las oficinas de las primeras damas. Ya es hora de que el Estado entero se coordine para dedicarse prioritariamente a cuidar todos los aspectos del desarrollo de los niños, que equivale a garantizar en el largo plazo la paz de Colombia...

 

579142

2015-08-13T23:07:20-05:00

column

2015-08-14T09:22:01-05:00

none

Los niños, ciudadanos de tercera

33

3944

3977

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Patricia Lara Salive

Ya lo hizo el Eln, ahora le toca al Gobierno

Coronavirus carcelario: una bomba de tiempo

¡Feliz encierro!

Fracasos en serie

Triste récord