Por: José Salgar

Los niños, fuente de noticias

LOS NIÑOS FUERON SIEMPRE UN REcurso de noticias en los días en que escaseaban las de política, economía o grandes tragedias.

En esta era de la multimedia, cuando las noticias inmediatas repiquetean en los minicelulares y se vuelven viejas a los cinco minutos, se apela a otras fuentes para atraer a las audiencias cansadas de los repetitivos despliegues de sangre, corrupción y muerte. Esa es la razón del aumento de programas de esparcimiento y humanismo con vetas emocionales que se encuentran en las mujeres, los ancianos y, especialmente, los niños.

Las menciones a Colombia que más se encuentran hoy en medios impresos o digitales son las que tienen que ver con niños, como es el caso de Shakira, por su música y baile y por su obra de “Los pies descalzos”  que adelanta junto con María Emma Mejía. Otro es Juanes, que hoy atrae multitudes en Europa por sus canciones y por colectar fondos para los niños víctimas de quiebrapatas.

 Esta semana ha sido noticia el proyecto de la congresista Gina Parody para que se apliquen fuertes sanciones no sólo a los que negocian con la sexualidad juvenil, sino a quienes la compran. En Colombia, como en otros países, se han tolerado impunemente las redes que comercian con la prostitución y fijan los más altos precios al ofrecer niñas o niños.

Se ha denunciado a hoteles y agencias de viajes de baja categoría que buscan clientela con el atractivo del sexo infantil. La internet ha servido para estimular al negocio, ante la falta de precauciones en los medios y en  los hogares para evitar que los pequeños sean víctimas de ese tipo de delincuencia. Tampoco hay cuidado en periódicos y revistas al aceptar  anuncios de estudiantes que ofrecen sus servicios como prepagos.

 Los proyectos que cursan en el Congreso son  muy oportunos y pueden combinarse con otros esfuerzos para evitar que los niños sean forzados a trabajos o vicios, o a ser carne de cañón de terroristas y guerrilleros. Se complementaría así la obra del Instituto de Bienestar Familiar al proteger al número cada día más creciente de niños afectados por  las separaciones matrimoniales o por la desesperación de mujeres con embarazos no deseados.

COLETILLA. Que los políticos tengan en  cuenta que los niños de hoy serán votos para mañana.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de José Salgar

Después de la tempestad…

Ahora, el Bicentenario y el fútbol

El voto indirecto a favor de Uribe

Entre terremotos y rascacielos

Los sonajeros ministeriales