Por: Mario Méndez

Los pensionados de Telecom

Luego de la creación en 2001 del Patrimonio Autónomo de Pensiones (PAP) de Telecom, para responder por las mesadas de los extrajabadores de la Empresa y las Teleasociadas, el aseguramiento de los dineros necesarios para tal objetivo depende de la alimentación permanente por parte de Movistar-Coltel, por medio de cuotas bimestrales, como contraprestación por la utilización de los bienes afectos al servicio, de acuerdo con los compromisos establecidos a raíz del desmonte de lo que fuera Telecom.

Pero ya se han presentado dos incumplimientos: 1. En 2012, cuando Movistar suspendió los pagos y pidió una recapitalización para enfrentar las dificultades en sus operaciones y sus ingresos, a lo cual el Gobierno accedió asumiendo el 30 % de la deuda y protocolizando el hecho mediante la Ley 1509 del mismo año; 2. Recientemente, cuando Movitar solicitó prórroga para el pago de la cuota que debía cubrir el 3 de abril y que entonces se comprometió a hacer efectiva en agosto. En este momento, mayo de 2017, los recursos sólo garantizan los pagos hasta octubre. Y para la cuota del 3 de junio ya Movistar pidió plazo, lo cual prolonga una permanente inquietud para alrededor de 15.800 pensionados, con incidencia en la vida cotidiana de unas 70.000 personas.

Propuesta viable con antecedentes. Sobre la base de una suma de fuerzas para enfrentar el proyecto de lo que luego sería la Ley 100 y en defensa de Caprecom, varias organizaciones se sumaron alrededor de un cuerpo operativo que más adelante sería el Comité Amplio de Pensionados y Extrabajadores de Telecom (Caupec), hoy conformado por Upeco, Propetel, Apetelecom, Apencom, USTC y Pensiocom, organismos del sector. Dentro de su trabajo en favor de la totalidad de los jubilados, incluyendo a los no afiliados, el Caupec ha planteado que el Ministerio de Hacienda y Crédito Público asuma en forma directa este pasivo, con base en el desarrollo de algunas operaciones que hacen manejable la situación para el Gobierno y que de momento incluso pueden aliviar el hueco fiscal de la Nación.

En efecto, Movistar adelantaría la entrega de algo más de tres billones de pesos, financiados por Telefonica de España, como una manera de adelantar los compromisos bimestrales, dentro de los cuales el Ministerio de Hacienda ya viene asumiendo el 30 %, de suerte que en la práctica no tendrá que responder por el total del pasivo pensional, además de que éste no se hace efectivo en un solo egreso, sino de modo paulatino.

Si el Gobierno apoya la propuesta, a los pensionados de Telecom y las Teleasociadas se les ahorrará la inmensa angustia que ya vivieron los extrabajadores de la Flota Mercante Grancolombiana y de los Ferrocarriles Nacionales, que debieron sortear muchas dificultades por la cesación de pagos de su único medio de subsistencia.

Se pudiera argumentar que al final de las demoras las mesadas no se pierden, pero es innegable que una situación de no pago genera daños irreparables en la vida de los pensionados.

* Sociólogo Universidad Nacional.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Méndez

El agua: a propósito de Mocoa 2

Cuando habla el educador Julián de Zubiría

El señor don Radamel

Insuficiente vocación de cambio

¡Qué clase de moral, nuestra moral!