Por: Gustavo Gómez Córdoba

Los perdurables

A LUIS CARLOS VILLEGAS, PRESIdente de la Asociación Nacional de Industriales, lo tiene preocupado —según le comentó a Yamid Amat— la posibilidad de un tercer período presidencial de Álvaro Uribe: “Es hora de que en nuestro sistema democrático haya nuevos timoneles dentro de ese rumbo. Hay que dejar funcionar la democracia y que venga otro u otra”. Lo dice Villegas, que, luego de un proceso continuo de reelecciones, es presidente de la Andi desde 1996.

El ex presidente César Gaviria le dijo a Darío Arizmendi (y lo ha repetido en todas las combinaciones verbales posibles) que si las elecciones fueran dentro de seis meses, la opinión ya entiende que el presidente Uribe quiere repetir mandato, con los problemas que implica esa situación: “Forzar los cambios constitucionales termina teniendo riesgos grandes, como pasa en países vecinos. (…) No creo que los colombianos quieran tener un presidente sin controles, que tenga contralor, procurador, registrador, fiscal, Corte Constitucional, Congreso…”. Lo dice Gaviria que, con los buenos oficios de la entonces canciller Noemí Sanín, salió directo de la presidencia a la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos y fue reelegido para otro período en 1999.

César Mauricio Velásquez, secretario de información y prensa de la Presidencia, descartó hace unos días públicamente el tercer período de Uribe: “Esos son pronósticos, proyecciones o seudoanálisis de algunos sectores de la opinión, que lógicamente dentro de una democracia son válidos, pero eso no es verdad. Eso no corresponde a la realidad, ni a lo que el Presidente ha dicho y lo que quiere”. Lo confirmó Velásquez, que iba para su tercer período como presidente del CPB cuando el Gobierno le hizo el guiño.

Que se sepa, no se han referido al asunto de la reelección verdaderos expertos como Jorge Cárdenas Gutiérrez, quien estuvo por dos décadas al frente de la Federación Nacional de Cafeteros (entidad que se describe en el papel como “democrática, participativa, pluralista, federada y no partidista”); o como el sempiterno Ariel Armel Arenas —certificación Triple A por la duración en un cargo—, quien cumple cuarenta años rigiendo los destinos de la Confederación Colombiana de Consumidores, o como Víctor Renán Barco, quien ronda la decena de períodos consecutivos en el Congreso, desde donde ha atendido a varias generaciones con sus reformas tributarias.

Ojalá se escuchen sus experimentadas voces pronto, porque son ellos, los que se han resistido a dejar el poder, quienes entienden como nadie lo dañino que es anclarse a un puesto. Y que se lo recuerden a Dilian Francisca Toro, quien cumplió con su deber presidencial en el Congreso y ahora, condecorada, anda dedicada a cuidar como a un recién nacido el comité pro referendo, para cuya presentación en sociedad invitó a los medios con las siguientes palabras: “Con participación del doctor Luis Guillermo Giraldo, coordinador del comité promotor pro referendo y secretario general del Partido de la U. Estará integrado por diferentes sectores políticos, empresariales, académicos y sociedad civil”. Por confirmar en el selecto comité Armel, Barco y Cárdenas. Gaviria no irá, porque está ocupado tratando de abrir del todo la “ventanita” que ha dejado medio abierta con la lengua, y Villegas, menos: tiene la agenda copada con su reciente reelección en la Andi. Velásquez tampoco pues, siendo empleado de Palacio, el capítulo ético de su Manual para el Ejercicio con Seguridad del Periodismo Democrático se lo prohíbe… nada que no se pueda reformar en el futuro. Que le pregunte a su jefe. Él sabrá asesorar al asesor.

* * *

Otra cosa: Alfredo Molano, ¡Bravo! Excepto aquellos, todos los demás estamos con usted.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Gustavo Gómez Córdoba

Confío plenamente en Rocio Arias

Y Dios hizo al televentero

Cositas sueltas

Nuestra firma respalda su Pila

Trabajando en el paraíso