Por: Juan Carlos Ortiz

Los picos

La vida nunca es plana, siempre esta conformada por picos: unos arriba, otros abajo; unos más altos, otros más bajos, y en su variedad radica el ritmo esencial de su entendimiento.

Un pico reciente de mi vida ha sido el lanzamiento de mi primer libro, llamado Cortos. Un libro cuyo contenido habla sobre la creatividad, y también lo hace la forma como fue escrito en su totalidad: desde un teléfono celular y siempre en aviones durante viajes de trabajo. Tres años de ardua labor que finalizaron convergiendo en este libro que, afortunadamente, me ha hecho muy feliz como persona, tan feliz que decidí emprender una serie de conferencias en universidades de Estados Unidos y Latinoamérica para compartir esta experiencia con estudiantes.

Hace poco estuve invitado en Santiago de Chile por la Universidad del Desarrollo para realizar un conversatorio. Muy inspirado empecé a hablar sobre la importancia de alcanzar cada pico que la vida te va poniendo en frente.

Siempre hay que llegar a la punta del pico, afirmé, y en ese momento varias risas se escucharon entre los estudiantes .

Nuevamente aseveré con contundencia que al conquistar un pico de la vida, nuevos picos aparecerían. Las risas emergieron con más fuerza y con una clara tonalidad femenina expansiva.

Sin entender lo que sucedía, seguí con mi discurso y aseguré que al concentrarse en el pico de enfrente, cientos de nuevos picos se vislumbrarían después como retos por lograr.

En ese momento el auditorio estalló descontrolado de la risa, liderado por el público femenino. En medio de mi desconcertación se me acercó el decano de la facultad y me dijo al oído: “No digas ‘picos’, en Chile eso significa órgano sexual masculino”. Tuve una pausa reflexiva e inmediatamente entendí lo que había estado diciendo y estallé de la risa.

Les pedí entonces que en adelante se concentraran más bien en escalar las cimas para ser felices. Creo que me volví famoso en la universidad. Me convertí en el conferencista de los ‘picos’.

Buscando compartir un pico de mi vida terminé comprobando una vez más que así todos hablemos de globalización de los negocios, del mercadeo y de las marcas, los valores locales nunca dejarán de ser valiosos a la hora de conectar con las personas. Think Global, Act Local. Picos para el globo , cimas para Chile.

En esta globalización del planeta radica el poder interminable de la creatividad, que nunca se agota intentando entender el comportamiento humano, donde todos estamos tan cerca pero tan lejos a la vez.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Carlos Ortiz