Por: José Fernando Isaza

Los Premios Darwin y los Ignominiosos Premios Nobel

LOS IGNOMINIOSOS PREMIOS NOBEL (Ig. Nobel) se otorgan anualmente. Asisten cuatro o cinco laureados Nobel, algunas veces los homenajeados no concurren, por estar en la cárcel, o por carecer de sentido del humor. Similarmente se seleccionan los Premios Darwin. Éstos se escogen para honrar a aquellos individuos que aseguran la supervivencia de nuestra especie, por haber abandonado el mundo en forma tan estúpida que garantizan que sus genes no se transfieran.

Algunos ejemplos clásicos son los siguientes.

Ig. Nobel en Economía. Otorgado a Pablo Dávila de Chile, encargado de las compras y ventas de cobre de Codelco. Dio orden de “comprar” en lugar de “vender”; al tratar de recuperar la pérdida realizó una serie de operaciones que causaron pérdidas equivalentes al 0,5% del PIB Chileno. Otro ganador fue Nick Leeson, quien llevó a la quiebra al banco Barings, y de paso al condado Orange, en California. Negociando con futuros y derivados, falsificando notas créditos creó el colapso financiero. No pudo asistir a la entrega del premio por estar en la cárcel. Allí escribió el guión de una película autobiográfica y concluyó:

— Fue fácil crear dinero enviando por fax notas crédito falsas, lo hice para ganar bonos salariales.

No existe Premio Nobel en matemáticas, por esto a Enron, Gazprom, Xerox, se les otorgó el Ig. Nobel de Economía. Este reconocimiento lo obtienen por introducir el concepto matemático de número imaginario en la contabilidad. Enron anunció que US$591 millones de ingresos eran imaginarios. Gazprom reveló que varios billones de dólares de sus estados financieros eran imaginarios. Xerox hace lo mismo al declarar imaginarios US$6.400 millones. Arthur Anderson admitió que los estados financieros de muchos de sus clientes eran imaginarios. A la entrega de los galardones asistieron pocos homenajeados, muchos estaban presos o huyendo.

Los Ig. Nobel de la Paz han sido otorgados a los promotores del armamentismo nuclear. El más representativo, Edward Teller, conocido como el padre de la bomba termonuclear (bomba de hidrógeno) que requiere de una explosión atómica para activarla, su idea desencadenó una proliferación de armas nucleares que pueden borrar la vida de la faz de la Tierra. La película de Peter Sellers, Cómo aprendí a amar la bomba, se inspiró en este personaje. Los primeros ministros de la India y Paquistán, compartieron el Ig. Nobel de Paz por las agresivas pero denominadas pacíficas explosiones atómicas.

Algunos merecedores de los Premios Darwin son: un terrorista que abrió un paquete bomba, que le devolvió el correo por porte insuficiente. Un hombre en el condado de Jay explotó al examinar un barril de pólvora alumbrándose con un encendedor.

Jacob, un hombre de 47 años, murió de un disparo en el oído, al confundir el teléfono que lo despertó con una pistola que tenía cargada en su mesa de noche. Un pescador en Kiev se electrocutó cuando trató de coger los peces que había matado introduciendo en el lago un cable eléctrico, y olvidando desconectarlo.

La siguiente cita apócrifa se le atribuye a Einstein “Sólo dos cosas son infinitas, el universo y la estupidez humana, y no estoy tan seguro acerca del universo”. Se sabe que la frase no es de Einstein pues el universo para él es finito.

(Referencias: Marc Abrahams).

* Rector Universidad Jorge Tadeo Lozano

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de José Fernando Isaza

Solución

Hegemonía

Cinismo

Descenso

150%