Por: Mario Morales
El país de las maravillas

Los verdaderos problemas

El problema, señor procurador, no es la divulgación de plataformas políticas aprovechando la recolección de firmas, las consultas partidistas y la publicidad variopinta. Primero, porque lo mejor que le podría pasar a nuestra agobiada y doliente opinión pública es enterarse de los proyectos políticos, si los hay; y de lo que piensan, si lo hacen, los “pre” y candidatos presidenciales, para evitar así la bochornosa experiencia de la votación del domingo, de la que solo se salva la elección de Humberto de la Calle, uno de los pocos aspirantes serios y decentes.

Y segundo, señor procurador, porque ya nadie les para bolas a las propuestas, programas o idearios, pendientes como estamos de las emociones súbitas, las indignaciones gratuitas y la exaltación cotidiana que nos lleva de frustración en frustración, como lo saben y promueven los pirómanos de oficio y los agitadores de profesión.

El problema, señor procurador, son las presiones indebidas, como dice la MOE, de los armados, exarmados y proarmados de todos los orígenes en las zonas más sensibles del país.

El problema no es la recolección de firmas ni la trampita para la propaganda, sino el origen de la financiación de esas actividades, tan onerosa y tan competida en las subastas negras, como dicen.

El problema es la propaganda negra desde los cuarteles impostados de las redes sociales, desde donde se planean ataques arteros, mentiras desmedidas y calumnias inaceptables.

El problema no es, como dice la oposición Vargas-uribista, la cesión excesiva en los acuerdos de paz, sino el monumental e irremediable incumplimiento del Gobierno en los espacios territoriales, de los cuales se han ido, según la ONU, 4.400 de los 8.000 guerrilleros que entregaron armas hace seis meses. Esa es la peor notica un año después de la firma. Sin ellos y sin los civiles que patrocinaron la guerra, ¿a qué se va a dedicar el tribunal de la JEP?

El problema es que no nos ocupamos de nuestros verdaderos problemas y nos inventamos otros para creer que sí hay solución.

www.mariomorales.info y @marioemorales

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales

Diez razones, 100 días

Esos oscuros intereses

Somos mayoría

No los toman en serio

Constructores de ruinas