Por: Iván Mejía Álvarez

Los volantes

Algunos sostienen que el fútbol pasa por tener buenos delanteros y que con goles se tapan todas las carencias defensivas.

Otros creen que la fórmula ideal es una buena defensa que mantenga el arco en cero, que ya después se verá en la cancha cómo se resuelve para ganar, así sea por un mísero golcito que valga oro.

No hay verdad absoluta y todo es relativo. Usted puede meter muchos, pero si tiene una coladera atrás de poco le van a servir. Y también puede defenderse muy bien, pero si no la mete estará condenado a tediosos 0-0.

El fútbol pasa por los mediocampistas. Tener un buen mediocampo que asegure la recuperación, la posesión, la posición, la presión y que genere situaciones de gol es fundamental. Así, por lo menos, lo han mostrado los últimos dos campeones mundiales, España y Alemania, y el último gran equipo, el Barça de Guardiola.

Millonarios, Tolima y Medellín, para ir al terreno local, mostraron este fin de semana unos muy buenos mediocampos. Los azules engarzaron bien la pelota, recuperaron arriba, controlaron el fútbol, circularon la bola y tuvieron un magnífico volumen de juego, con toque y presión.

Vargas, Silva y Reina juegan bien, mueven la bola, le dan buen destino, y después viene Insúa, menos continuo pero igualmente inteligente cuando entra en acción, para que Millos alimente ilusiones entre sus hinchas. Al equipo de Lunari todavía no se le puede medir porque los rivales no han sido sólidos como para sacar conclusiones, pero está ganando los que obligatoriamente tiene que controlar en casa para ir sumando.

Tolima había perdido injustamente contra Medellín tras una magnífica presentación de Estrada, Ibargüen, Mateus Uribe, con toque y precisión. Ese día le faltó definición, la que tuvo para arrasar con el Cali. Al Tolima de Gamero le gusta la pelota, la acaricia, la hace rodar, entiende el juego desde la participación de sus mediocampistas. Qué bien anda Estrada en su segunda juventud y qué futuro tiene Ibargüen, más la clase tradicional de Uribe.

También el DIM entiende que cuando junta a Hechalar con Marrugo puede tener una dupla que genera mucho juego. Le costó igualar con un rocoso y disciplinado Jaguares, pero las oportunidades de gol que dilapidó Caicedo no tienen presentación.

Puedes defenderte muy bien, puedes tener muy buenos delanteros, pero si no se genera juego con amplitud en los costados, con manejo e inteligencia, si no se tiene clara la línea de pase y el control del partido, eso que dan los mediocampistas, el fútbol carece de sentido.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Iván Mejía Álvarez

Sin folclor

Regularcito

Imer

Bolsillos hambrientos

¿Y el DT?