Por: Columnista invitado

'Lotus', una mirada desde la angustia

Son vidas que se cruzan muy poco, una mirada apenas, en un parque, se cruzan en la calle sin conocerse, discuten sobre el clima y ya no más.

No tienen de qué hablar. Son desconocidos, al fin y al cabo. Son pequeñas situaciones las que se mezclan, a veces, por personajes que se encuentran, sin conocerse. De eso trata Lotus, una película del director holandés Pascale Simons que se está presentando en Eurocine. La cinta no tiene objetivo distinto a representar la soledad.

Tres hombres en sillas de ruedas y una mujer embarazada, una señora con una madre, madre a su vez de una hija enamorada, que extraña a un amor que está lejos, que no la llama. Una familia dividida, con un hijo autista, que permanece en el intento de hacerle creer que sigue unida, y otra de tres hijos alegres, que amenaza con dividirse. Una pareja joven en la que va desapareciendo la pasión, de a poco. Los intereses aparentan ser distintos. El dolor siempre, sin descanso, el dolor en cada una de sus formas.

Es una película difícil, hay que decirlo, abrumadora, con escenas que intentan quitarle credibilidad. De esas obras que deben pensarse tres veces. Primero, ninguna de las situaciones tiene conexión, no se entiende lo que ocurre , no se entiende por qué ocurre. Las pequeñas discusiones sobre temas de los que no se ha hablado, conversaciones que deberían darse y no se dan, llantos, de repente, angustias que aparecen de la nada. La necesidad de huir, de estar solo, sin quererlo realmente.

Luego las cosas empiezan a cobrar sentido, pero encontrarlo no resulta divertido. Es macabro, incluso, impacta y oprime, parece exagerado —¿por qué me están mostrando esto?— , dan ganas de no ver más. “Casi me salgo” se le escuchó decir a uno de los asistentes. “Creo que no quiero ir a Holanda, es como si la película me hubiera arrebatado toda la energía”, afirmó.

Cuando se vuelve sobre ella, sin embargo, y se reconstruyen las imágenes, las conexiones y los instantes, se cae en cuenta de que lo que recrea es la vida, de cada uno y de todos. De cómo esas vidas pasan al lado de las vidas de los otros, en una apreciación cualquiera, en una banca de cualquier parque. Es cuando esas vidas se miran, desde afuera, y todas al tiempo, que angustian e impactan. “Ellos están locos”, se pensará. Pero locos estamos todos.

 

* Título: Lotus.
Director: Pascale Simons.
Actores: Monic Hendrickx,
Raymond Thiry, Gwen
 Maduro, Bruno Vanden Broecke
y Joris Smith.

Buscar columnista