Por: Óscar Alarcón

MACROLINGOTES

En una ocasión le oí decir a Álvaro Gómez que Colombia siempre estaba a la penúltima moda.

Por ejemplo, por los años treinta los penalistas de la época hablaban bellezas de Enrico Ferri, tanto que un joven abogado de la época, Jorge Eliécer Gaitán, fue a estudiar a su escuela en Roma.

José Vicente Concha fue presidente de Colombia (1914-1918) y se caracterizó por una excelente formación jurídica, tanto que dejó dos textos, Apuntamientos de derecho constitucional y Derecho penal, disciplinas que enseñó en universidades de Bogotá. En sus últimos años de vida fue embajador en el Vaticano, cargo que desempeñaba cuando falleció en 1929. Vivió por muchos años en la Ciudad Eterna y durante su permanencia allí conoció como pocos la cultura de ese país y se nutrió de las enseñanzas de los grandes maestros, a pesar de que predominaba el fascismo de Mussolini.

Así pensaba Concha en unas declaraciones que le dio en Roma a Fernando de la Vega para un libro en donde el autor hace el perfil de varios personajes: “Allá (en Colombia) se imaginan que Ferri y los de su grupo contienen la última palabra de la ciencia y están equivocados. Los principios básicos de aquella escuela están rectificados y muy reducidos; el mismo Ferri está pasado de moda, y usted verá que ya ninguno lo toma en serio como antes” (De Bolívar a Concha, Biblioteca Popular de Cultura Colombiana, Bogotá, 1951, página 177).

Pero como aquí estamos en la penúltima moda, en 1936, cuando Concha ya había dado esas declaraciones y había fallecido, se hizo el Código Penal siguiendo los lineamientos de Ferri y de su escuela positivista.

La semana pasada en el Brasil dio mucho de que hablar nuestra candidata a Miss Universo, Catalina Robayo, no tanto por su belleza que la hace merecedora de la corona (aún no sé cómo quedó), sino porque apareció en una fotografía en donde aseguran que no tenía ropa interior. No la criticaron por eso sino porque entre las hermosas cariocas, eso ya está pasado de moda.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Alarcón

A propósito de “mermelada”

Los auxilios del 86

Los auxilios del 68

Los segundos apellidos

Los expresidentes