Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 47 mins
Por: Óscar Alarcón

MACROLINGOTES

LOS BOYACENSES SON EXPERTOS EN hacer papas pero nadie sabe cómo se "cocina" un Papa en el Vaticano.

Por eso los romanos tienen un sabio proverbio que dice: “Quien llega Papa al cónclave, sale cardenal”. Los candidatos deben tener una gran cantidad de humildad, control de sí mismo, no pueden decir que tiene ganas, ni siquiera manifestar que se hallan en una “encrucijada en el alma”.

Giuseppe Siri, arzobispo de Génova, fue cuatro veces candidato al Pontificado y en todas perdió, no por reaccionario, ni por ser enemigo acérrimo de las reformas del Concilio Vaticano II, sino por manifestar públicamente su deseo de ser el jefe de la Iglesia. Cuando se enfrentó al polaco Karol Wojtyla, en el segundo día de sesiones, quien se llamaría Juan Pablo II logró 99 de los 108 votos. Los cónclaves anteriores habían sido menos numerosos: a Juan XXIII, lo eligieron 52 cardenales y a Pablo VI, 80.

Cuando lo eligieron comentó el ex presidente López Michelsen: “Ahora si creo en el Espíritu Santo: se llevó rapidito a un Papa que le mandaba cartas a Pinocho y puso uno que dará de qué hablar y acabará con los comunistas”.

Ahora Juan Pablo II inicia su camino hacia la Santidad, en donde no hay votos ni malos hábitos. Es un camino más largo, en donde no habrá sudor sino Sumo Pontífice.

~~~

A la primera persona que le oí hablar de Ernesto Sábato fue a Eligio García Márquez por allá por los años sesenta. Era como él, un físico perdido en la literatura o un escritor perdido en la física. Eligio, mucho más joven, se fue con sólo cincuenta años y Sábato, su ídiolo, casi llega al centenario. Ahora  hablarán de literatura y de física, sobre héroes y tumbas, sobre Absalón el exterminador y sobre las claves de Melquíades, pero también sobre Einstein.

Qué cosa más rara, Sábato para morir escogió un sábado.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Alarcón