Por: Óscar Alarcón

MACROLINGOTES

EN EL PLEBISCITO DE 1957 LOS COlombianos votaron por la paridad en la administración pública, pero no por la alternación en la Presidencia de la República.

Después de posesionado Alberto Lleras, liberal, el primero de los mandatarios del Frente Nacional, el Congreso aprobó el acto legislativo número 1 de 1959, que estableció la alternación de los dos partidos históricos en el gobierno. Cuando se convocó para las elecciones presidenciales siguientes, las de 1962, el turno le correspondía al conservatismo, pero el ciudadano Alfonso López Michelsen se presentó como aspirante del Movimiento Revolucionario Liberal y no permitieron su inscripción. Por intermedio del abogado Guillermo Hernández Rodríguez demandó ante la jurisdicción contenciosa ese acto, argumentando que las nulidades no son de pleno derecho, de tal manera que si su inscripción eventualmente podía ser nula, ello debía señalarlo la autoridad correspondiente y no aquella que se había abstenido de aceptar su inscripción.

Además que si bien la paridad había sido aprobada por el constituyente primario, por un plebiscito, la alternación era producto de un acto del constituyente derivado (el Congreso), razón por la cual si el primero se pronunciaba a favor de un candidato liberal, la elección era plenamente válida. Por esa razón los votos que obtuvo López Michelsen (624.863) fueron reconocidos por la Registraduría Nacional del Estado Civil. Sin embargo, ganó el conservador Guillermo León Valencia, quien nada tiene que ver con sus homónimos, el de la Fiscalía y las cuatrimotos, y el de la Fundación Arco Iris, que tanto se ha visto en el firmamento por estos días.

Las normas han cambiado, pero no falta quien de pronto presente alguno de esos argumentos para buscar que lo inscriban ante la negativa de las autoridades electorales por existir inhabilidades e incompatibilidades. Es que en estas condiciones hay más de un visionario.

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Alarcón

El sueldo de los congresistas

Las memorias de Santos

Moción de censura

Adiós, Roberto

Las frases de Gaitán