Por: Óscar Alarcón

Macrolingotes

A comienzos del siglo XX, en los EE.UU. se comenzaron a implantar las elecciones primarias para escoger candidatos a la Presidencia.

El primer estado de la Unión en establecer ese procedimiento democrático fue New Hampshire en 1796, pero no volvió a utilizarlo. Sólo en 1910, en Oregon, esa clase de elección se volvió a poner en práctica y desde entonces se fue generalizando hasta el punto que hoy la mayoría de delegados a las asambleas de los partidos Demócrata y Republicano son elegidos de esa manera. A pesar de ello, hay estados que siguen escogiendo a sus asambleístas con el viejo y antidemocrático procedimiento del bolígrafo, en donde los “caciques” partidistas lo seleccionan a su arbitrio.

El presidente Carlos Lleras Restrepo fue abanderado de acabar entre nosotros con esa vieja costumbre del “bolígrafo” y por eso impulsó las llamadas consultas para escoger candidatos. Por eso habló de la “democratización liberal”. Su discípulo, Luis Carlos Galán, dio esa batalla dentro de su partido, y si no hubiera sido por su asesinato habría ganado la consulta liberal, habría sido el candidato oficial de su partido y sin ninguna duda hubiera llegado a la Presidencia.

De todas maneras, las consultas se establecieron como un eficaz procedimiento electoral. Pero, ¿qué ha pasado? Este es un país extraño. Habla mal del Congreso y cada cuatro años elige a los mismos. Lo convocan a participar en las consultas y no concurre, y al mismo tiempo se queja de la cantidad de plata que se bota en esas ineficientes jornadas. El pasado domingo se gastaron $36.000 millones y se imprimieron 7’600.000 tarjetones para delegados a asambleas de los partidos MIRA, Verde y Polo, y el número de participantes fue mínimo. El año pasado el costo fue mayor, llegó a $80.000 millones con todos esos ceros a la derecha. ¿Vale la pena una democracia tan costosa?

Definitivamente hay que replantear el tema. Con tanta plata debe haber consultas, pero en las EPS.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Alarcón

Transmisión del mando

El presidente Nieto

La historia y el porvenir

La tragedia de Santa Ana

Estado social de derecha