Por: Óscar Alarcón

Macrolingotes

Cartagenero que se respete tiene que escribir sobre Núñez. Y Carlos Villalba Bustillo se respeta, y mucho. Hace unos años hizo un paralelo entre Núñez y Uribe y ahora acaba de publicar una biografía novelada de tan importante hombre del Cabrero. Con ese estilo castizo que lo caracteriza, muestra a un Núñez humano, caribeño relatando fundamentalmente los años en que comenzó a gobernar, enfrentado a los radicales, haciendo alianza con los independientes y el sector conservador que dirigían Carlos Holguín y Miguel Antonio Caro.

Indudablemente, no se puede desconocer que Núñez fue el estadista y político más importante de su época, a pesar de que su sentido pragmático lo llevó a estar en lugares equivocados: los conservadores tratando de apoderarse de él y los radicarle buscando la distancia.

Wenzel, seudónimo utilizado por Núñez y que da el nombre a la novela y la publica en la Editorial Universitaria de la Universidad de Cartagena, relata su vida íntima y política, sus relaciones con doña Soledad, también sus segundos de abordar en la presidencia, la manera como hacía política con sus coterráneos costeños y con la sociedad decadente bogotana de finales del siglo XIX, el manejo del Estado y el entendimiento con el sexo débil, al que era tan adicto. Aquí está el Núñez conocido por varios de sus biógrafos y también la faceta desconocida que Villalba revela en este relato en el que el lector no logra precisar hasta dónde llega la historia y dónde comienza la ficción.

Digo y repito que Núñez fue el estadista y político más importante de su época. ¿Quién, si no fuera una persona como él, se va por más de diez años a Europa a conocer el funcionamiento de los Estados? No fue a buscar el aro de Gregoria –aunque para eso también tuvo tiempo–, sino para saber lo que era la economía intervencionista y cómo se podía crear aquí el Banco Nacional.

Buena lectura para esta época, sobre todo para saber cómo fueron esos cien años de soledad… Román. A pesar de la buena compañía que tuvo con ella.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Alarcón

El sueldo de los congresistas

Las memorias de Santos

Moción de censura

Adiós, Roberto

Las frases de Gaitán