Por: Óscar Alarcón

MACROLINGOTES

Tengo una Constitución venezolana chiquitica, cuyas medidas son 9 de largo por 6 de ancho y 2 centímetros de lomo.

Me llama la atención que en el vecino país los gobernantes la tengan permanentemente, gracias a esas medidas, y que en las calles de Caracas la vendan para que todo el pueblo la adquiera, la lea y la conozca. Tiene 350 artículos que se alargan porque cuando en alguno de ellos habla de presidente agrega o presidenta; ministro o ministra y así sucesivamente, a pesar de que la RAE sostiene que en esos casos sobra el femenino.

Esa Constitución dice que el candidato elegido o candidata elegida tomará posesión del cargo de presidente o presidenta de la República el diez de enero (artículo 231). También que cuando se produzca la falta absoluta del presidente electo o presidenta electa antes de tomar posesión, se procederá a una nueva elección y que mientras se elige y toma posesión el nuevo presidente o la nueva presidenta se encargará de la Presidencia de la República el presidente o presidenta de la Asamblea Nacional (artículo 233). Sí, pero a pesar de todo lo anterior, esos artículos no se cumplieron, se interpretaron en forma diferente a pesar de la claridad que tienen.
Luego ¿para que difunden tanto la Constitución, si la incumplen? Diosdado tienen los venezolanos que pueden responder. Pero ya entiendo por qué la imprimen tan pequeñita. Claro, porque es una Constitución de bolsillo.

***

Pero una cosa es la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, hecha a imagen y semejanza del gobernante fallecido, y otra es la persona misma de Hugo Chávez, con quien se pudo no estar de acuerdo. Pero nadie puede desconocer sus condiciones de líder, de luchador contra la pobreza, de conocedor de su pueblo. Supo trazar la línea divisoria con los gobiernos que lo antecedieron y aprovechar esa gran riqueza que tiene su país: el petróleo. Para algunos echó por la borda ese recurso tan invaluable, para otros lo utilizó al máximo. De todas maneras, Venezuela no será lo mismo ahora cuando está ausente. ¿Están Maduros sus herederos?

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Alarcón

A propósito de “mermelada”

Los auxilios del 86

Los auxilios del 68

Los segundos apellidos

Los expresidentes