Por: Óscar Alarcón

MACROLINGOTES

EN EL GOBIERNO DE CARLOS LLE- ras Restrepo, su ministro de Justicia, Fernando Hinestrosa, quiso ubicar entre el Capitolio y el Palacio de Justicia lo que pensó llamarse el Eje Ideológico de la Nación.

Estaban Rafael Núñez, en el parque exterior sur del Capitolio; Tomás Cipriano de Mosquera, en el patio exterior norte, mirando la espalda de Bolívar en la estatua pedestre del maestro italiano Tenerani, en donde aparece con la espada al suelo. Y éste, a su vez, mirando a Santander, vestido de civil y sentado, junto a la célebre frase “Las armas nos dieron la independencia y las leyes nos darán la libertad”.


Las dos primeras están y de la última sólo han permitido la frase. Los enemigos del Hombre de las Leyes en el Consejo de la Judicatura no quieren que se contrate la hechura de su estatua, porque no quieren que se erija hasta tanto no esté en el Palacio de Justicia un busto de José Ignacio de Márquez que fue descabezado durante el holocausto.


Pero el busto de Márquez ya se reconstruyó, estuvo en el Museo Nacional durante la dirección de Elvira Cuervo de Jaramillo; hace un año regresó al Palacio de Justicia, ubicándolo a la entrada de la Corte Suprema. Pero nada que mandan a hacer la estatua de Santander ordenada por ley de 1966 y que sancionaron el presidente Lleras y su ministro Fernando Hinestrosa.


De pronto es que no quieren que Santander y Márquez se vuelvan a encontrar en ese sitio, para que no se repita de la historia de abril de 1835, cuando entonces era la casa de las Ibáñez. Allí el Hombre de las Leyes encontró a Nicolasa con Márquez. Indignado por la presencia de ese hombre de pequeña estatura, a quien en ese momento consideraba un intruso, y poseído de incontrolables celos, lo alzó y pretendió lanzarlo por la ventana.


Historiadores aseguran que de ese episodio nacieron los partidos Liberal y Conservador. Habrá que hablar con los de la U para que hagan un cambio radical, de tal manera que ordenen hacer la estatua de Santander y la coloquen, así sea junto a Márquez… porque los polos opuestos, se juntan, así sea junto al alcalde Moreno.


 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Alarcón

Las frases de Gaitán

La larga espera

El caso Carrasquilla

A propósito de “mermelada”

Los auxilios del 86