Nace plataforma para seguir el pulso al asesinato de líderes sociales y el futuro de excombatientes

hace 1 hora
Por: Óscar Alarcón

Macrolingotes

El 22 de noviembre se cumplen 50 años del asesinato de John Fitzgerald Kennedy y el mismo tiempo de que una extraña maldición, un sino trágico, no haya vuelto a suceder. Desde 1841, cada 20 años, moría en EE.UU. un presidente en ejercicio. De ahí la importancia de los vicepresidentes. Aquí va la lista:

— William Harrison murió en 1841, un mes después de haber asumido la Presidencia.
— Abraham Lincoln, asesinado en 1865. Había tomado posesión como presidente en 1861, veinte años después de la muerte de Harrison.
— Jaimes A. Garfield, asesinado en 1881, 20 años después de Lincoln y a los pocos meses de haber asumido el cargo.
— William McKinley, asesinado en 1901, 20 años después del asesinato de Garfield.
— Warren G. Harding murió en 1923, siendo presidente. Había asumido el cargo en 1921, 20 años después de la muerte de McKinley.
— Franklin D. Roosevelt murió siendo presidente en 1945. Estaba en la Presidencia desde 1933 y, durante su gobierno, en 1943, se cumplieron 20 años después de la muerte de Harding.
— John Kennedy, asesinato en 1963. Había asumido la Presidencia en 1961 y fue asesinado 40 años de la muerte de Harding y 18 después de Roosevelt.
El primero que se escapó fue Ronald Reagan, quien se había posesionado en 1981, 20 años después de Kennedy, pero fue víctima de un atentado del que afortunadamente salió ileso. El segundo fue Clinton, quien se posesionó en 2001 y quedó con vida, a pesar del “atentado” de Mónica Lewinski.
Dentro de diez años (2023) se posesionará un presidente con el temor de continuar con el sino que, afortunadamente, no se ha repetido desde hace 50 años.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Alarcón