Por: Felipe Zuleta Lleras

¿Maduro se queda?

La crisis de Venezuela ha puesto a patinar a la comunidad internacional. Ese proyecto revolucionario que comenzara hace 18 años el presidente Hugo Chávez está a punto de concretarse ante el estupor y tímido papel de la comunidad internacional. Maduro se envalentona cada vez que algún país o presidente lo critica. Y se muere de la risa porque sabe que ni Estados Unidos ni ningún otro país puede intervenir militarmente, pues lo primero que hizo Chávez fue armar a millones de venezolanos.

Por eso es que Maduro siguió adelante con las votaciones de la constituyente, atreviéndose además a hacer un fraude monumental que inclusive denunció la empresa Smartmatic, que se encargó del conteo de votos el pasado 30 de julio. Esto dijo la compañía: “Gracias a la existencia de este robusto sistema automatizado de votación es que podemos saber, sin lugar a dudas, que en las pasadas elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente hubo manipulación del dato de participación”.

Y se equivocan quienes creen que esto va a hacer retroceder al dictador Maduro, pues está atado al poder por cuenta de sus altos mandos militares, a quienes ha dejado robar desde el primer momento. La cúpula militar está llena de dinero mal habido, no solo por corrupción sino por narcotráfico. Y no van a soltar esa teta, por lo cual seguirán apoyando irrestrictamente al dictador.

La oposición venezolana valerosa seguirá en las calles, pero cabe preguntarse: ¿Hasta cuándo aguantará? Eso no lo sé, pero me temo que acabarán cansándose de las marchas y ese factor juega en favor de Maduro y sus secuaces. Los venezolanos han demostrado su valentía, coraje y persistencia, pero ciertamente el dictador tiene las armas de su lado y ha puesto a coñazos una asamblea constituyente que acabará por afianzar el régimen antidemocrático, tal como pasó en Cuba en su momento.

Ahora bien, ¿está Venezuela en condiciones económicas de aguantar esa revolución? No parecería, pues tiene problemas con el petróleo y su refinamiento. Es precisamente en el tema económico en donde se va a reventar Maduro, porque más temprano que tarde no habrá nada que comer, ni medicamentos. Los venezolanos no gobiernistas, que son la mayoría, tendrán los peores días por venir. Se seguirá asesinando y deteniendo a los opositores.

Ahora bien, ¿qué debe hacer la comunidad internacional? ¿Bastan las sanciones económicas a Maduro y su cercano séquito de ladrones? ¿Cómo tomar medidas que no afecten a la población?

Qué situación tan difícil de manejar para la OEA (que ha demostrado no servir para nada) y para la comunidad internacional en general. Me da miedo hacer pronósticos, porque no soy internacionalista ni mago. Solo espero que el bravo pueblo logre derrocar al dictador y que la comunidad internacional sea más fuerte y eficiente, porque de lo contrario me temo que Maduro se queda.

Notícula. Después de su importante labor como comisionado de Paz se va Sergio Jaramillo. De todo corazón, gracias, doctor Jaramillo.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Zuleta Lleras

¿Que Duque no ha gobernado?

Qué robadera tan arrecha

Las peleas de Claudia

Al oído del presidente

La educación como prioridad nacional