¿En manos de quién va a quedar Medellín? Esto es lo que proponen los candidatos a la Alcaldía

hace 40 mins
Por: Eduardo Sarmiento

Mal de muchos o falla del modelo

El debate sobre el crecimiento económico no avanza. El país se acostumbró a que el tema se resuelve con las proyecciones oficiales y de los organismos internacionales. Las cifras de los primeros meses del año señalan que las proyecciones de crecimiento del FMI y el Gobierno no se cumplirán. La economía crecerá por debajo de 3 %.

Ahora, el FMI, tras los fracasos persistentes de las proyecciones de crecimiento, ha montado la teoría de que los países de América Latina están condenados a crecer un punto porcentual menos que la tendencia histórica. El postulado se basa en cifras históricas que revelan comportamientos similares en los países. De allí se deduce que el menor crecimiento de los países con respecto a la tendencia histórica se origina en factores exógenos y desconocidos. Sin ninguna evidencia científica, sostienen que el crecimiento depende de la región geográfica; dicho en otros términos, de la vecindad. Se trataría de un fenómeno endémico que se trasladaría entre los países como las epidemias. Mal de muchos. El crecimiento económico no desciende en Colombia por sus condiciones propias, sino por lo que ocurre en la región.

La causa del deterioro de América Latina está en el modelo económico que ocasiona comportamientos de diversa naturaleza. En general, se opera dentro de formulaciones que funcionaron bien en unos tiempos y dejaron de hacerlo, como sucede con el comercio internacional. Sin embargo, los fenómenos no se presentan en igual forma en todos los lugares. Así, el efecto del sector externo es más fuerte en los países más intensivos en recursos naturales, como Argentina y Venezuela. Por su parte, las fallas en el manejo macroeconómico del banco central tienen características especiales en Brasil. También se observa que los países mejor librados son los que tienen nichos especiales por las exportaciones intensivas en recursos naturales.

Lo cierto es que América Latina regresó el diagnóstico del pasado en que el crecimiento y la producción eran determinados por el sector externo. En esto no solo influyen las condiciones internas de los países sino en el marco internacional. La globalización configuró un estado de exceso de ahorro y tasa de interés cero mundial que ha debilitado las condiciones de balanza de pagos de los países emergentes. Las economías están comprometidas en impulsar el crecimiento con superávits en cuenta corriente, y como todos no lo pueden lograr, se configuran déficits estructurales que no pueden ser financiados. Esta ha sido la historia de los países del sur de Europa y América Latina después de la crisis de 2008.

Un aspecto generalizado parece ser la intervención macroeconómica de los bancos centrales. Este manejo está inspirado en el modelo del libro de texto de las universidades de Estados Unidos que proclaman que la producción y la tasa de interés están inversamente relacionadas. El expediente deja de ser válido cuando la tasa de interés llega a cero. En ese momento las políticas fiscales y monetarias se tornan inefectivas. Las economías quedan desprovistas de medios para alcanzar el pleno empleo y la máxima capacidad.

Las semejanzas de las economías de América Latina no se originan por estar en la misma región sino por los modelos económicos que tienen rasgos comunes. El bajo crecimiento de Colombia no se origina en factores externos desconocidos, sino en fallas estructurales. La recuperación de las tendencias históricas, que no es nada espectacular, no será posible sin cambios de fondo en la estructura del comercio internacional, la autonomía del banco central basada en el tipo de cambio flexible, el predominio de la minería y la ineficacia del gasto público.

847739

2019-03-30T21:00:57-05:00

column

2019-03-30T21:15:02-05:00

[email protected]

none

Mal de muchos o falla del modelo

32

3821

3853

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Eduardo Sarmiento

La ley de financiamiento en la cuerda floja

El desbordamiento del desempleo

Gasto social inefectivo

Modificación del régimen cambiario

Fragilidad de la economía mundial