Maledicencia

Noticias destacadas de Opinión

Cioran escribió este aforismo: “Debe estimularse el uso del poder curativo de la maledicencia”. Seguiré su consejo.

La hija del terrible asesino el Chapo distribuyó, en Guadalajara, mercados llamados “chapodespensas”. En la caja puso la foto del Chapo. Los maledicentes harán una incómoda asociación con los mercados que se distribuyeron en Barranquilla con recursos del municipio, cuyas bolsas fueron adornadas con la foto del alcalde. No es una buena política para un gobernante respetable copiar ideas de oscuros personajes.

“America First” fue el eslogan de Trump en su campaña presidencial. Hay que reconocer que, al menos en un trascendental hecho, lo logró: hoy Estados Unidos es primero en el número de infectados por el COVID-19, pues supera el millón de contagios; la tercera parte de los afectados en el mundo. La población de EE. UU. es el 4,3 % de la población mundial. América (en rigor, Estados Unidos de América) es también el primero en el número de muertos por la epidemia: 57.000, cifra que supera la suma de las defunciones en Italia, España y China.

Los remedios para “curar” el coronavirus promovidos por Trump muestran el peligro de que un personaje ególatra e ignorante tenga en sus manos el destino del planeta. Sugiere tomar o inyectarse desinfectantes clorados, tipo Clorox. Para dar ejemplo de su descubrimiento, debería emplear este remedio en forma de enema. La propuesta de usar luz ultravioleta para matar el virus desconoce el esfuerzo de haber logrado el Protocolo de Montreal para preservar la capa de ozono y así reducir la radiación ultravioleta, causante del cáncer en la piel. La medicina de Trump, si bien puede matar el virus, también lo hace con el contagiado. Surge otra inquietud a los maledicentes. La genialidad de Trump —que lo hace acreedor al premio IG Nobel de Medicina (ignominiosos Premios Nobel que se otorgan en la Universidad de Harvard)— coincidió con la alocución del presidente Duque en la cual anunció que, en conversación con el estadounidense, este le había ofrecido apoyo con material médico a Colombia. ¿Serán litros de Clorox y lámparas cancerígenas?

En la parte motiva del decreto de emergencia, el Gobierno se basó en los apocalípticos datos del INS, que decían que se podía llegar a cuatro millones de infectados y cerca de 270.000 muertos. La semana pasada el mismo instituto presentó una aterradora proyección: si se levanta la cuarentena, habrá cerca de 100.000 muertos —de estos, 67.000 en Bogotá— y la mayoría del país quedará contagiado. ¿El Gobierno también usaría estos datos para relajar la cuarentena?

En su afán de desacreditar la administración de Claudia López, Petro, por ignorancia o por mala leche, hace una afirmación contra la exitosa campaña de donación para los más vulnerables liderada por la alcaldesa. Dice que las empresas y personas que donaron simplemente hacen de intermediarios para transferir recursos entre fondos públicos, puesto que la cantidad donada es descontada de sus impuestos. Esto no es cierto: si se hace una donación de $100, puede deducir de impuestos $25; es decir, el donante efectivamente dona $75 y el fisco nacional, $25. Esto es muy diferente de decir que la totalidad de la donación es deducible de impuestos. Petro es un respetable congresista y ha participado responsablemente para aprobar o desaprobar varias reformas tributarias y en estas es claro el tratamiento a las donaciones. Entonces no es por ignorancia que descalifica el componente de solidaridad de las donaciones.

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.