Se presentaron más de 40 grupos y unos 300 artistas en cuatro escenarios

hace 13 horas
Por: Nicolás Rodríguez

Manchar la honra

No había nada ilegal, ofensivo o siquiera extraordinario en el muro sobre falsos positivos alterado por miembros del Ejército en Bogotá, con la ayuda de la Policía.

Las ejecuciones extrajudiciales no son un invento de confundidos artistas distópicos o una historia exagerada de los familiares de las víctimas. La Corte Penal Internacional hizo énfasis en los falsos positivos en su informe anual de 2018. La justicia transicional colombiana los está investigando. Miembros del Ejército han hecho denuncias y han sido amenazados por buscar algún tipo de verdad. Lo mínimo sería entonces preguntarse, como lo hicieron en el mural, “¿quién dio la orden?”

Por lo pronto no lo sabemos. Pero si se lo mira como una actividad cultural de parte del Ejército, en vez de detenernos en la censura, habría que considerar el muro cubierto de blanco como la continuación de una misma obra. Un segundo acto. Tapar el muro con pintura ya es una respuesta. Ahí también hay verdades.

Y si además dos soldados profesionales son obligados a cuidar el espacio, como en efecto ocurrió, la escena adquiere un sentido especial. Acá ya no solo se trata de una provocativa campaña a favor de la verdad o de un preocupante acto de censura. Hay mucho más para ver.

Soldados como los empleados para proteger la pintura blanca, para silenciar o de plano impedir preguntas incómodas, también juegan un rol en las dinámicas que han llevado a que no se sepa el nombre de los que dieron las órdenes. Justamente son los militares de menor rango los que llevan la peor parte de los procesos.

En la nueva composición hay una puesta en escena que nos habla de la injusticia al interior de las propias fuerzas armadas. Los que no dieron las órdenes protegen con sus armas el mensaje que se le quiere dar al mural y son igualmente usados por la institución para garantizar la impunidad .

887837

2019-10-26T00:00:01-05:00

column

2019-10-26T00:00:01-05:00

[email protected]

none

Manchar la honra

16

1964

1980

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Nicolás Rodríguez

El Museo de la Memoria... a tientas

Libretos viejos

Desmovilizar al Estado

El canciller de las Fuerzas Militares

Ellos