Por: Cristo García Tapia

Manuel Zapata Olivella

Manuel es Delia. Es Juan. Son todos los cartageneros de su pellejo humano.

De su corazón. De su trashumancia obligada. De su estirpe humillada todos los días. En todos los territorios de este país ajeno, dominado y discriminador.

Es Lorica, la de los negros e indígenas laboriosos y pacíficos; la de los sinuanos hospitalarios, amigables y generosos; la de los sirio-libaneses advenedizos y emprendedores, adoptados con largueza y sin prevenciones ni exclusión.

En Zapata Olivella confluyen mito y hombre. En él todo deviene de lo más profundo y sensible de la identidad. De la nervadura y la osatura del ser; de su intimidad más íntima.

Es el suyo, el de la identidad, el alumbramiento de una criatura que se resistía a la luz.

O se negaba, en el peor de los casos, a nacer al universo de las contradicciones de una sociedad clasista y excluyente que la retara en el escenario cenagoso y de tembladeras de la discriminación racial y las supremacías.

Zapata Olivella, si más armas que la de su vocación libertaria e inteligencia superior, sin más defensas que las de su ancestral autonomía, subió al tinglado, se calzó los guantes de la dialéctica e inició el combate.

Desigual, avasallador, en medio de las adversas circunstancias de ser y no estar. De sentir y no poder expresar; en fin, de saberse con la potencia y la fuerza y no poder derribar la muralla de incesante y agresiva hostilidad que, desde las lejanas razias del África ancestral, lo intimidaban.

Y con él, a los de su piel y su rostro; a los de su mismo lenguaje cifrado de señales y símbolos que los libraba y protegía de extraviarse en las partituras falsas de una historia en la que la sumisión y la violencia pretendían, como si no bastara con sus cuerpos, despojarlos de aquello que pervive más allá del rostro y de la piel. De la identidad trasmutada en dignidad.

 De eso, de esa sólida e indoblegable materia que es la dignidad, estaba cocido Manuel Zapata Olivella. De un barro que no lo cuarteaba ni el sol del facilismo ni las lloviznas persistentes del sometimiento. Ni las granjerías del sistema siempre en acechanza.

De otra manera, aquel alumbramiento que engendró Zapata Olivella en provecho de su raza y de su clase, no hubiese pasado de ser el afrentoso y vituperable parto de los montes de la mitología.

Ni el enanismo espiritual, ni la sumisión a cambio del oropel de la fama y los privilegios transitorios para el provecho individual fueron alguna vez, una sola, moneda de curso en la parábola humana y humanizante de este Zapata Olivella nacido en las márgenes del mítico, original Sinú.

La suya era una textura humana sometida a la prueba del fuego, del valor y la altivez desde los orígenes mismos. Desde las primeras cacerías brutales de los colonialistas ingleses en los cotos africanos, a cuyo “amparo y merced” los barcos negreros los “mercadeaban” entre los comerciantes españoles afincados en las de ya colonias americanas.

De modo entonces que, quien proclamaba con superior altivez e indomable convicción aquel origen africano, fue un hombre de fuego perpetuo; una llama que ardió siempre en olor de dignidad e inteligencia.

De presencia múltiple entre los fragores del combate por la identidad rediviva en cada trazo de su portentosa obra literaria, sociológica y humanística.

A Zapata Olivella nada le era indiferente en el alterado y excluyente mapa de los de su raza, de su clase y su país.

A todos por igual los sentía e interpretaba como la prolongación misma de su ser y su existir. En sus dolores milenarios, en la mitología de las travesías ancestrales, en la simbiosis de la piel con el paisaje y la lengua.

En el común destino de la redención humana de los de su alma y pellejo, fue la suya una circunstancia vital incomparable de cuanto puede alcanzar el hombre desde las duras realidades que lo determinan, a la vez que lo impelen al compromiso de transformarlas en beneficio del colectivo humano.

Signando por el fuego desde su germinal ancestro nunca dejó que se apagara. Ni jamás de propagar su lumbre; de rasgar con su potente resplandor las tinieblas de la exclusión y la discriminación lacerantes en los suyos.

Siempre en el olor de identidad y dignidad.

* Poeta.

@CristoGarciaTap

885265

2019-10-10T00:00:05-05:00

column

2019-10-10T00:15:02-05:00

jrincon_1275

none

Manuel Zapata Olivella

22

4638

4660

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cristo García Tapia

Sincelejo descreída

De la economía naranja a la economía cristiana

Peregrino entre cuartillas

Octubre de subienda

Reparar a Sincelejo