Santiago Bernal: cantante bogotano que fusiona diferentes géneros musicales con aires flamencos

hace 1 hora
Por: Jaime Arocha

Máquina de retratar

Comienza 2020 con la incapacidad del Gobierno para ofrecerles plenas garantías a comunidades confinadas como la de Pogue, Bojayá, ni de avanzar en la restitución de territorios colectivos de comunidades negras del medio y el bajo Atrato. De esa manera se une a las anteriores administraciones presidenciales con sus 30 años de desidia para darle legitimidad a los derechos étnicos de la totalidad de pueblos afrodescendientes del país. No dejarán de corear que no se rinden, carajo, y de esa manera reforzarán las nuevas resistencias que han aflorado mediante cacerolazos y marchas cantadas y bailadas. Entonces, habrá que prepararse para lidiar con las paranoias frente a los medios que hoy toman fuerza para registrar el presente. Dos experiencias fundamentan mis inquietudes.

La primera tuvo lugar cuando habíamos decidido navegar en panga desde Payán hasta Tumaco y así registrar la belleza de las riberas del río Patía. Por primera vez las había visto en 1982, pero en ese entonces el costo de cada rollo fotográfico de Kodachrome 25 requería que los llevara muy contados. Gracias a una cámara digital, 2019 ofrecía la ocasión de resarcirme. Sin embargo, para los demás pasajeros mis fotos convertían a la canoa en objetivo militar de los paras apostados en las orillas, aunque ninguno de ellos objetaba ni los chats, ni las selfis logrados con los celulares que todos llevaban.

La segunda experiencia fue en el parque Explora de Medellín, donde un guachimán me exhortó a que le mostrara el permiso para usar mi cámara. ¿Por qué no le hacía la misma exigencia a quienes registraban en sus celulares escenas comparables en los mismos espacios? Perturbado, el guardia llamó a un supervisor, quien insistió en lo del permiso. Como lo insté a que me señalara dónde estaban los avisos sobre esa norma, exigió que borrara las fotos. La indignación se resolvió con una consulta a la administradora del parque, quien quedó perpleja y nos ofreció entradas de cortesía al Planetario para compensar en algo la molestia injustificable que habían causado los vigilantes.

¿Cuál es la diferencia entre los registros de esos adminículos? Me valgo de la noción bogotana de “máquina de retratar”, referente a las cajas negras o plateadas con lentes prominentes, cuyo manejo se cree cosa de especialistas porque pueden captar risas, llantos, sorpresas o angustias que condensan identidades presentes o rendijas hacia el futuro. Así, Enmanuel Dongala nos muestra a Mankunku, héroe centroafricano de la novela El Fuego de los orígenes, imaginando cómo mantener su parecido con quien figuró en el primer retrato que le tomaron. Para Ben Okri, el papel que el fotógrafo de El Camino hambriento comenzó a jugar hizo tambalear al que habían desempeñado los historiadores orales de Lagos, Nigeria.

Por contraste, los celulares tienden a captar las sonrisas postizas de una selfi o las poses de reinita modeladas frente a una gorda de Botero. Mientras que los retratos ofrecen mensajes políticos robustos y directos, los celulares plasman estereotipos que requieren de refuerzos escritos que les den sentido crítico. Partiendo de que en uno y otro caso los marchantes figurarán como enemigos o subversores, hay que prepararse a que, si salimos máquina de retratar en mano, los policías traten de decomisarla o darle contra el suelo. En cambio, si el medio de registro es el celular, la autoridad pedirá cédula y el número del imei que identifica a cada teléfono. Esta nueva práctica ni mucho menos busca la alegada seguridad del usuario, sino precisar sus coordenadas como emisor de mensajes en redes sociales. Serán diferentes las paciencias requeridas para mitigar las agresiones por venir.

* Profesor de antropología, Universidad Externado de Colombia.

898683

2020-01-07T00:00:51-05:00

column

2020-01-07T00:30:01-05:00

jrincon_1275

none

Máquina de retratar

20

3891

3911

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Jaime Arocha

Acosovirus

Conocimiento ancestral

Detrimentos irresponsables

¡Líbranos de la tentación!

Eutanasia pasiva