Por: Hernán González Rodríguez

¿Marcha mal nuestro sector externo?

Uno de los mayores problemas de la economía colombiana se presenta en el servicio de sus deudas externas, la pública y la privada, a corto y a largo plazo. Coincido con quienes estiman que pasará esta de registrar US$60.000 millones en 2010 hasta aproximarse a los US$150.000 millones a finales de 2019. Con una deuda como la proyectada para fin de año, acercándose a superar la línea roja del 40% del PIB, más una tributación exagerada, bien podría perder pronto Colombia el grado de inversión satisfactorio que le han otorgado las calificadoras de riesgo.

Durante dichos años, la tasa de cambio del dólar también se ha elevado desde $2.000/dólar hasta $3.400/dólar, lo cual implica una cuadruplicación en pesos del monto de nuestra deuda externa. Exige eso dedicar, este año, cerca del 26% del Presupuesto General de la Nación al servicio de la deuda pública. La crisis de Argentina es consecuencia de su elevado endeudamiento.

En gracia de la discusión, para cancelar una deuda cualquiera por US$150.000 millones, en 10 años de plazo, con intereses del 6% por año, debo servir la deuda por capital más intereses, pagando US$20.380 millones por año, unos $69 billones/año.

Para comentar la marcha de otros sectores de la economía externa, me apoyo en el buen documento de 20 páginas del Banco de la República, el cual se puede consultar por Google digitando: “Informe sobre el comportamiento de la balanza de pagos de Colombia, enero-junio de 2019”.

La balanza de pagos es el registro contable de todas las transacciones económicas de los habitantes de un país con el resto del mundo, generalmente durante un año. Contabiliza el comercio visible y el invisible. Se subdivide ella en cuenta corriente y cuenta financiera, a saber:

A. Saldo neto entre exportaciones e importaciones de “bienes” como petróleo y materias primas y “servicios” como transportes, seguros, comunicaciones…

B. Saldo neto de utilidades, dividendos, intereses… de las inversiones directas entre empresas extranjeras en Colombia y de las colombianas en el exterior.

C. Ingresos como las remesas de los trabajadores y las donaciones desde el exterior.

La cuenta corriente es el resultado de: C - A - B. Banrepública reportó un déficit para el primer semestre de 2019 por US$6.827 millones. Asumo, proyecto un déficit para 2019 en la cuenta corriente cercano a los US$14.000 millones. Las exportaciones menos las importaciones de bienes se conocen como la balanza comercial. Estimo que la letra A sola contribuirá en 2019 con un déficit cercano a los US$8.000 millones.

La cuenta financiera incluye los flujos netos entre los ingresos y los egresos de capitales extranjeros para inversiones en un país. Banrepública no incluye, pero debería incluir, una aproximación al margen de los capitales del narcotráfico, de los que ingresan con las remesas y con el contrabando.

D. Saldo neto entre la inversión de capital extranjero en Colombia para petróleo, industrias manufactureras, acciones, bonos, TES, préstamos y las liquidaciones de ellas.

E. Saldo neto entre las inversiones del capital colombiano que sale hacia el exterior y del que ingresa proveniente de las liquidaciones de tales inversiones en el exterior.

F. Salidas para inversiones en instrumentos financieros como los derivados, bienes cuyo precio depende del de otro bien, por ejemplo, las coberturas cambiarias.

G. Aumento de las reservas internacionales del Banrepública.

La cuenta financiera es el resultado de: D - E - F - G. Banrepública reportó un ingreso neto en el primer semestre de 2019 por US$6.894 millones. Asumo, proyecto un aporte neto para 2019 vía la cuenta financiera por US$10.000 millones.

Posición neta de la inversión internacional, diferencia entre: H - J. Siendo H el neto de los activos menos los pasivos poseídos por los sectores público y privado de los colombianos en el exterior. Y J, el neto de los activos menos los pasivos poseídos por los extranjeros en Colombia. Banrepública nos reconoce como país deudor por US$164.133 millones en junio pasado, porque J es mayor que H.

Mi conclusión para el 2019: marchan mal la deuda externa y la balanza comercial. Espero que terminen bien los ingresos de la cuenta financiera. El país deudor no me inquieta, porque la rentabilidad de las inversiones de las multinacionales es elevada, como lo demuestran las repatriaciones de utilidades del semestre de la letra B por US$8.780 millones. Si fueran insatisfactorias, ya se habrían retirado de Colombia como se han retirado algunas de ellas.

884345

2019-10-04T00:00:00-05:00

column

2019-10-04T00:00:01-05:00

jrincon_1275

none

¿Marcha mal nuestro sector externo?

36

4740

4776

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán González Rodríguez

Gasto social y desigualdad

Globalización, a favor y en contra

Causas del revés electoral

Problemas de la economía mundial

El presidente Trump y la OMC