En vivo: La justicia transicional a dos años del Acuerdo con las Farc

hace 2 horas
Por: Cartas de los lectores

La martirizada Siria

La martirizada Siria

De nuevo, la ciudad siria de Alepo muestra sus miserias, la destrucción que las bombas causan en sus entrañas, afectando su población, incluidos ancianos, niños, mujeres, soldados, y en general población civil, que es al final de cuentas la más golpeada.

Más de 300.000 muertos se contabilizan en esta guerra fratricida y se continúa sumando muertos y heridos.

Dos poderosas fuerzas se encuentran enfrentadas en la martirizada Siria desde que estalló la guerra civil en esa nación de origen semita. Por una parte, ejércitos de Rusia, Irán, junto con el ejército del presidente Bashar al Asad, que luchan para no dejarse derrocar, y de otro lado, los ejércitos de los países de la Unión Europea, que apoyan al ejército de la oposición que procura por todos los medios el derrocamiento del régimen de Bashar al Asad. Sumemos a estos ejércitos los kurdos, que luchan por su independencia y el establecimiento de un territorio seguro para su población.

Y, por último, los promotores del Estado Islámico, que buscan no sólo el derrocamiento del gobierno del presidente sirio, sino de los gobiernos de la mayoría de los países árabes, para establecer su califato, tal como lo mandan sus dirigentes religiosos, fieles seguidores de Mahoma y su libro sagrado, el Corán.

La Organización de Naciones Unidas (ONU), en este momento en que el ejército del régimen de Bashar al Asad promueve una feroz arremetida para recuperar los espacios de la ciudad perdidos y ganados por el enemigo, poniendo en peligro centenares y tal vez miles de ciudadanos de la población civil, se pronuncia y hace un llamado urgente para que las potencias unidas hagan un llamado perentorio al ejército del presidente Bashar al Asad, y sus comandantes cesen el fuego, abran una vía de escape y permitan salir ilesos a los habitantes de Alepo que se encuentran entre dos fuegos y expuestos a una muerte segura. La ONU en su pronunciamiento dice: “Rogamos a las partes y a quienes tienen influencia que hagan todo lo que esté a su alcance para proteger a los civiles y se permita el acceso a la parte sitiada del este de Alepo antes de que se convierta en un gigantesco cementerio”.

¡Ojalá hubiera una solución negociada y pacífica en este martirizado país de Oriente Medio!

Luis Castellanos

Envíe sus cartas a lector@elespectador.com.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Se eligen gerentes de contratos

La “economía” del estudio en Colombia