Por: Daniel Pacheco

Más retos que oportunidades

Con la muerte del coronel Muamar Gadafi, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se anota una victoria política importante. Sin embargo, según explican analistas, los retos que se presentan ahora serán el comienzo de un camino difícil lleno de peligros para su ya amenazada continuidad en el poder.

En un hecho inédito en el país, Obama terminó enfrentado con sus opositores republicanos en el Congreso el 19 de marzo, al respaldar la intervención militar de la OTAN en Libia. Tres meses después, un grupo de republicanos de la Cámara intentó pasar una moción para detener el apoyo a la OTAN, que en esos momentos ya bombardeaba blancos estratégicos y apoyaba con armas y entrenamiento a una fuerza rebelde desordenada.

Con la muerte de Gadafi, Obama respira tranquilo y se anota un punto cuando más lo necesita: el presidente estadounidense roza los mínimos históricos de popularidad. Y aunque esta victoria no tendrá el mismo efecto que provocó la muerte de Osama bin Laden, quien sí tuvo una relación directa con los estadounidenses por cuenta de los atentados, los analistas políticos están convencidos de que los índices de respaldo al presidente mejorarán.

Sin embargo, el parecer popular es caprichoso y cualquier subida durará unas semanas, a lo sumo. Y lo que quedará, como dice Leslie H. Gelb, presidente emérito del Consejo de Relaciones Exteriores, un centro de estudio no partidista, es un país en transición que “puede convertirse en un gran riesgo político”.

Explica Gelb que los riesgos que surgen en Libia son muy grandes comparados con los éxitos: “Históricamente, las transiciones no pasan de la revolución a la democracia, sino a otro régimen autoritario o a una guerra civil. Y hasta ahora en Occidente nadie tiene ni idea de quiénes son los rebeldes a los que apoyaron durante los últimos meses para derrocar a Gadafi”.

El mismo Obama lo reconoció durante un discurso en la Casa Blanca. “El futuro de Libia está lleno de retos, pero también de esperanza”, aseguró el mandatario. Y agregó: “Hoy, el gobierno de Libia anunció la muerte de Muamar Gadafi. Ello marca el fin de un capítulo largo y doloroso para los habitantes de Libia, que ahora tienen la oportunidad de determinar su propio destino en una Libia nueva y democrática”. Según Gelb, “si Libia, un país lleno de armas de última tecnología, se convierte en una tierra sin ley, eso será utilizado por los republicanos en su intento por recuperar la Casa Blanca. Lo más grave es que la Libia que deja el coronel promete ser también un arsenal de problemas políticos para Barack Obama”.

Buscar columnista