Por: Yolanda Ruiz

Me gustan los estudiantes

Escribo mientras en las calles de las principales ciudades del país se manifiestan estudiantes y maestros que reclaman atención y presupuesto para las universidades públicas. Desconozco el resultado final de la protesta, pero al margen de lo que se consiga creo que lejos de ser un problema, la protesta social es un síntoma de que hay una democracia viva y activa a pesar de todos las debilidades que tiene.

Cuando se pronuncian los jóvenes y se apersonan de su destino, de su futuro, hay esperanza. Esa es es su tarea: debatir, controvertir, abrir nuevos caminos y exigir mejores condiciones para estudiar y para vivir. La obligación del Estado es escuchar y atender ese clamor. Lástima que no se haya entendido así en el Congreso en donde le cortaron la palabra a la delegada estudiantil al consejo de la Universidad Nacional, Jennifer Pedraza. Que hablen y propongan los estudiantes y es nuestro deber escucharlos.

Otro es el debate sobre el cómo, el cuánto y el de dónde sale el presupuesto que hace falta. En ese punto hay muchas miradas, pero celebro que tengamos a la educación pública en el centro de las miradas. Que hablen aquí los expertos tanto en educación como en finanzas para que encontremos el camino y los recursos. Tarea bien complicada porque la ministra de Educación, María Victoria Angulo, dijo con toda claridad que para este año solo se puede comprometer a mantener lo que se ha presupuestado, pero nada más. Espera que se pueda mejorar el año entrante, pero el 2018 debe terminar con lo que hay asignado.

Difícil porque varias universidades dicen que la plata no alcanza para terminar el año. El asunto es tan crítico que algunos rectores dicen que no tienen para pagar la nómina de los meses que faltan ni los mínimos gastos de funcionamiento. En ese punto las opiniones son distintas y mientras algunos critican los recursos que se destinaron para el programa “Ser Pilo Paga” y dicen que ahí están los recursos para tapar en parte el hueco, otros dicen que tal vez faltó una mejor planeación en las entidades educativas para organizar el presupuesto. También hay un atraso estructural que arrastramos desde siempre, un déficit que crece y crece sin parar porque la plata alcanza menos ante las necesidades que cada día son más.

Es cierto que en los últimos años ha aumentado la partida para educación, como lo han dicho tanto el Gobierno actual como el anterior, pero aún no es suficiente. Mucha de esa plata se va pagando pensiones, y si queremos salir del atraso se debe invertir en instalaciones, laboratorios, profesores y en más y mejores herramientas que ayuden a formar los profesionales que el país necesita. Un incremento que solo vaya amarrado a la inflación o apenas un poquito más no es suficiente porque ante la magnitud de los gastos los presupuestos se quedan cortos.

Tal vez va siendo hora de fijar nuestras prioridades cuando de repartir la plata se trata. ¿En qué debemos y queremos invertir y por dónde podemos recortar? La educación necesita un salto cualitativo en presupuesto y hacerlo significa tomar decisiones políticas que cuestan y duelen porque la plata no aparece como por arte de magia, y si queremos que la educación tenga una mejor tajada, alguien tiene que ceder. ¿A quién se le quita? es la pregunta del millón porque no hay sector que no esté pidiendo más. Una decisión que se debe tomar pensando en presente y en futuro, escuchando a los que salen a las calles y también a los que llevan años estudiando el fenómeno; mirando también procesos exitosos en otros países que han logrado educación pública de calidad y con mayor acceso para todos los sectores. Por eso, como dice la canción, “me gustan los estudiantes que rugen como los vientos” porque cuando salen nos ponen a pensar y a hablar de lo que importa. Ojalá el Gobierno y el país los escuchen.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Yolanda Ruiz

Historia y olvido

¡Es la ética, estúpido!

Defendiendo la palabra

Entre el pesimismo y la perplejidad

De eso no se habla