¿Medellín sí te cuida?

Noticias destacadas de Opinión

¿Qué es cuidar? Hace unos días, el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, anunció sin documentos la necesidad de registrarse en una aplicación y activar el bluetooth del celular para ingresar a algunos centros comerciales, abiertos desde el 26 de mayo. Seguir su instrucción equivale a entrar a un territorio desconocido y a compartir más de tu vida al gobierno local. Aceptar esa intromisión de la Alcaldía, un organismo público y con poder que es ejemplo, es diferente a estar en redes sociales, una decisión voluntaria y con consecuencias distintas.

Llama la atención que el anuncio del alcalde ocurra después del fallo del Juzgado 45 que establece que su plataforma inicial, Medellín Me Cuida, vulnera derechos de intimidad, trabajo y la Ley de habeas data. Sobre ella, el concejal Daniel Duque afirma que, según los criterios del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), esa aplicación recibiría una calificación de cero: no es voluntaria, el uso de datos es difuso (en la página de registro no explican cómo serán guardados, protegidos o quiénes tendrán acceso a ellos y por cuánto tiempo) y recoge más información de la necesaria.

Asimismo, el concejal Duque solicitó a la Procuraduría abrir una indagación para averiguar la relación entre Juan Camilo Oliveros, subdirector de Información y Evaluación Estratégica del municipio de Medellín, con la empresa encuestadora Gauss.

Katitza Rodríguez, de la Electronic Frontier Foundation, menciona tres lugares del mundo que, a propósito de la pandemia, generan preocupación por la forma de reunir información privada de las personas: Corea del Sur, Ecuador y Perú. De seguir como vamos, a la lista habrá que agregar a Medellín. Aunque en países como Suiza, Alemania, Israel o en ciertas ciudades de Estados Unidos se usen ahora otras aplicaciones para monitorear a las personas, allí hay protocolos detallados, excepciones y organismos fuertes capaces de proteger los derechos de las personas.

Bajo el argumento de cuidarnos, la Alcaldía de Medellín pretende conocer la vida de sanos y enfermos cuando existen otras formas. Un ejemplo cercano es la Gobernación de Antioquia, un organismo que con el apoyo de Google y un equipo de epidemiología serio ha creado relaciones de confianza con los enfermos, ha seguido protocolos estrictos para guardar los datos de las historias médicas, ha llegado a las profundidades de las montañas sin solicitar información innecesaria ni obligar a un registro. En una ciudad como Medellín, donde aún hay amenazas, microtráfico o toques de queda en algunos barrios, preocupa la existencia de una plataforma con información sensible. Incluso organismos como el Gaula o la Fiscalía recomiendan a las personas no compartir información básica en plataformas. ¿Qué más hay detrás de Medellín Me Cuida? ¿Qué es más importante para la administración actual: ganar un récord mundial del coronavirus o cuidar la información de la gente? ¿Por qué no hay transparencia? Hace poco la periodista Leila Guerriero escribió: “Ahora, el sistema de control entra a chorros por las ventanas cegadas de nuestras habitaciones”. ¿Qué es cuidar? Es buscar la confianza de los otros, es entenderlos más allá de una pantalla, es dar alternativas, es respetar sus diferencias y su intimidad, cualquiera que sea.

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.