Por: Cartas de los lectores

Mejor Montaje: Ferrari v. bici

Días después de que la película "Ford v. Ferrari" ganara el Oscar a Mejor Montaje, el profesor Ferrari, del Departamento de Economía de la Universidad Javeriana, escribió una columna ácida (Ph) en El Espectador (12/2/2019), en la que a título de “otros” calificó la jornada Sin Carro como “molesta e inútil”.

Con argumentos bastante limitados, cuestiona el beneficio ambiental, apelando a la alerta amarilla; profesor, en los deseos de año nuevo, “muchas” personas prometen comer saludable y hacer actividad física: ¿basta un día de dieta para depurar el cuerpo o una sesión de ejercicio para estar más saludable?

El profesor parece desconocer que la economía tiene impacto en la sociedad y el medio ambiente, como lo demuestra el cambio climático, del que quizás, como Trump, es un negacionista. La dominancia del petróleo, y el símbolo del carro, antes como lujo, ahora como «auto-limitación»; precisamente, los hábitos y la cultura ciudadana requieren de algún “pequeño paso para el hombre, pero grande para la humanidad”.

Así como los economistas, como él, viven obsesionados con el PIB, ‘rápido y furioso’ también arguyó contra la mejora en la velocidad de circulación, defendiendo la vehicular: no la oxigenación de la sanguínea. Perezoso, también aduce que hubo trancones, porque redujeron carriles “en avenidas principales, para dales espacio a las bicicletas”.

Manifiesta que la medida Sin Carro es inviable, porque el transporte público no es bueno. Apague y vámonos, esperar a que todas las condiciones sean perfectas es una de las típicas excusas o autosabotajes de las mismas personas que terminan el año haciendo promesas baldías.

Encuentro hipócrita su defensa de las motos, pues incrementan el caos de la movilidad y constituyen un problema crítico para la seguridad. Acaso él haya usado el ilegal servicio de mototaxi. También alega que el impuesto de rodamiento deberían reducirlo, aunque en las ciudades progresistas, los cobros representan una medida persuasiva, destinada a desincentivar el bien privado, y financiar el interés común.

Imagino lamentó que no circulara Uber, dando rienda suelta a su economía informal. Y señala que todo se trata de un contentillo para esa autocrática Ola Amarilla, que nos tiene ahogados; desconozco sus fuentes, pero la medida lleva 20 años, e invito a la alcaldesa a que convoque su implementación asidua, con las mejoras que, por supuesto, requiere.

Ferrari insiste en que el Día sin Carro se realice en alguna jornada dominical. Profesor, este y cualquier otro domingo, lo invito a caminar conmigo, si no sabe usar la bicicleta, en la Ciclovía; seamos modelos de cambio, no de marca Tesla, sino de comportamiento social. Deseo que no esté enseñando a sus estudiantes economía añosa, y recuerde que para cambiar al mundo, necesitamos cambiar una persona a la vez, empezando por nosotros mismos.

Para terminar, tampoco concuerdo con la obsesión de etiquetarnos como “la capital mundial de la bicicleta”, cosa para la que nos falta mucho, empezando por refundar la cultura ciudadana y el uso de la ciclo-ruta exclusivamente para tracción humana, no eléctrica. Lo invito a conocer los estudios sobre congestión de bicis en Países Bajos (crow.nl), y considero que urge mejorar la chatarrización de los cacharritos, pues el actual promedio nacional supera los 23 años.

Germán Vargas G.

Envíe sus cartas a [email protected].

 

904500

2020-02-13T15:46:56-05:00

column

2020-02-13T15:46:56-05:00

ficaco04_81

none

Mejor Montaje: Ferrari v. bici

30

4277

4307

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Sobre el general Mario Montoya

Más sombras que luces

Tres cartas de los lectores

Sobre el aborto

Perfil de dos rectores universitarios