Por: Antonio Casale

A mejorar el espectáculo, señores

Con la entrada del canal Premium, más el anticipo que recibirán por los derechos de transmisión a nivel internacional, los clubes del fútbol colombiano se verán fortalecidos económicamente, y aunque lo anterior no quiere decir que la de Colombia será una liga millonaria, esta significativa mejora debería reflejarse en un mejor espectáculo.

Seamos claros: traer figuras del exterior, incluso repatriar colombianos de un nivel alto, es casi imposible con el dólar a 3.100 pesos. Con un gran esfuerzo se han traído jugadores que, al final de cuentas, tampoco marcaron diferencia. A vuelo de pájaro podemos reseñar a Hauche, Guastavino, Guichón, Sand, Dayro Moreno, Chará, Andrés Rentería, Monetti, Castellani y Braghieri. Ninguno cumplió con las expectativas y traerlos significó un esfuerzo económico muy grande de parte de los clubes. Lo anterior para no hablar de la cantidad de técnicos extranjeros que cobraron en verdes y no dejaron nada para el futuro. Gastarse la plata que va a entrar en este tipo de contrataciones no asegura el éxito. Teo en Júnior y Cano en el DIM son muy pocas excepciones para esta regla.

Tampoco será fácil que los equipos chicos dejen ir a sus figuras. Antes era la única salida que tenían para una posible venta al exterior y pescar algún porcentaje era su salvación. Pero hoy, con ocho cupos a torneos internacionales y una mayor cantidad de dinero por derechos de televisión, hay otras salidas para que los Bucaramanga, Equidad, Rionegro u Once Caldas sean rentables.

La solución, entonces, no se verá en enero, si acaso en un par de años. De la manera como los equipos destinen sus recursos a trabajar en las divisiones menores dependerá el éxito. Colombia es un país exportador de jugadores y todos debemos entender que, a la larga, es mejor fabricarlos en la cantera que traer inciertos y fugaces refuerzos. Y para que las divisiones menores funcionen como debe ser es menester gastarse una plata importante en capacitación para los entrenadores del fútbol base. Está visto que lo que mueve el torniquete en Colombia no es un jugador rimbombante sino cuando los resultados positivos aparecen y en un medio como el nuestro hay maneras más efectivas y estratégicas de lograrlos.

Paralelamente, los clubes tendrán que trabajar en mejorar la experiencia de los hinchas en los estadios. La entrada del canal Premium es también una oportunidad para que la gente vuelva a las tribunas, pero como en todo, si la experiencia es negativa, insegura, costosa y aburridora, es poco probable que el usuario repita. En este punto, además de jugar bien al fútbol, la creatividad para hacer alianzas que otorguen beneficios a los seguidores, las comidas en los escenarios, el aseo, los accesos y la seguridad serán vitales para lograrlo.

Ojalá esta vez los recursos que se consiguieron sean invertidos en el espectáculo. Los directivos tienen que entender que la gente se está aburriendo de que cada vez pidan más y a cambio les den menos. Esta es una gran oportunidad para cambiar el rumbo, tal vez la última. Ojalá la aprovechen.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale

Los valientes

¿La Final del mundo o el final del fútbol?

Fútbol, tacón, TV

Jugar los clásicos

La última final