Por: Nicolás Rodríguez

Memorias literales

Pasará a la historia como un “agarrón” entre los integrantes de la Comisión de Paz. El “acalorado debate” es evidente en los videos que se conocen. De un lado el Centro Democrático y del otro la bancada Alternativa y miembros de la U gritan lo que pueden. Mientras tanto las cámaras toman nota.

Minutos antes, la senadora Paloma Valencia pide que le den más tiempo para hablar y lo hace a su manera: “Lo mismo que le dio al narcoterrorista Pablo Catatumbo”. Ahí, en ese instante, se desata lo que estaba por venir, que acaso sea exactamente lo mismo que el ala radical del uribismo esperaba que ocurriera cuando Duque obedeció el libreto y comunicó sus objeciones a la JEP.

No fue, entonces, que se desorganizara la sesión. Más bien se terminó de organizar, tal y como lo tenían previsto. En la mitad de la estrategia uribista quedaron las víctimas que acusan a las Farc de violencia sexual. A diferencia del mal llamado “encontrón” entre bandos, el tema no es anecdótico.

Informes de la Fiscalía, del Centro de Memoria Histórica y de Human Rights Watch han denunciado la violencia sexual contra las mujeres en las filas de las Farc. La JEP ya está a cargo de escuchar y valorar los testimonios de las víctimas y los acusados, como quedó estipulado en el Acuerdo de La Habana y lo ratificó la Corte Constitucional. En vez de utilizar ese espacio para construir verdades colectivas, el uribismo se decidió por utilizar las organizaciones de víctimas para torpedear la justicia transicional.

A las miembros de la Corporación Rosa Blanca, que reúne a mujeres víctimas de violencia sexual, que además exigen una merecida vocería política, habría que preguntarles: ¿su lucha es contra las Farc y a favor del uribismo? ¿O, quizás, contra la violencia sexual de los actores armados y a favor de la priorización del género como una de las formas de relacionarnos con el posconflicto?

845184

2019-03-16T02:00:53-05:00

column

2019-03-16T02:15:01-05:00

[email protected]

none

Memorias literales

18

2005

2023

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Nicolás Rodríguez

Los modales de Duque

La frontera con Venezuela también es Colombia

Desfile de guerra

Que saquen las avionetas