Mensaje desde Mallorca

Noticias destacadas de Opinión

Colombia anunció la urgente y necesaria cuarentena y todavía está a tiempo de parar una tragedia monumental.

Tiene la ventaja de que puede aprender del gran error que cometieron algunos países desarrollados, que fue tomar e implementar sus medidas demasiado tarde.

España, por ejemplo, pasó en tan solo un mes de cinco contagiados a casi 30.000 el 22 de marzo. Y a pesar de tener un buen sistema de salud público, este ya está desbordado, sobre todo en Madrid. Falta personal y equipos suficientes para hacer frente a la avalancha de pacientes. La proporción de personal sanitario contagiado ronda el 12 %. En Alemania, donde disponen de 28.000 camas en unidades de cuidados intensivos --una cifra muy alta, en comparación con otros países--, están adaptando instalaciones en recintos feriales para que sirvan de hospitales.

En Colombia habría que asignar ya importantes recursos y diseñar planes económicos de emergencia para la población más vulnerable, a la que una cuarentena obligatoria sentencia a morir de hambre. Es hora también de movilizar y asegurar todos los recursos posibles para el sector salud, que permitan organizar y contratar mucho más personal sanitario y comprar equipos y suministros. Habría que empezar a organizar hospitales de campaña en zonas rurales.

El Ejército podría, por ejemplo, ayudar en facilitar la movilidad y el transporte de mercancías, desinfección de calles, etc. Las buenas industrias textiles y de confección que tiene el país podrían producir indumentaria para el personal sanitario. No sobraría pensar en activar algunos hoteles como hospitales, por si se requieren más camas (medida que se está tomando en España), porque ya se sabe que el sector turismo se verá muy afectado por la situación actual y que la ocupación hotelera bajará enormemente. Sumar capacidades con los hospitales privados, activar médicos y enfermeros jubilados.

No hay que esperar a que haya miles de contagiados para empezar a tomar decisiones y adoptar medidas de emergencia. Hay que anticiparse. Hay que ganar la carrera. Hay que salvar vidas.

María Cristina Franco. Mallorca.

Envíe sus cartas a lector@.

 

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.