Por: Para serle franco

Mercado

Entrar a este lugar significa transportarse emocionalmente a restaurantes o bares de tradición en Buenos Aires, São Paulo o Río de Janeiro, en sitios atractivos para reunirse con los amigos.

Un formato nuevo, sin duda resultado de un trabajo inteligente y serio de investigación sobre el ocio y la gastronomía en Bogotá. Arquitectura fresca y artística en sus pisos, lámparas, ventanales, mesones y techos altos, con un menú de platos ligeros para todos los gustos pero con calidad gourmet; una vez más un acierto de su chef Leo Espinosa. Coctelería creativa y acertada, un DJ con buena música, precios razonables, muy buena atención, en suma, un ambiente cálido y placentero.

El aroma del frío y el relajamiento nos llegó con el gin tonic de eucalipto, con cohombro y albahaca, y el vodka con peras, jengibre y limón. Aunque no pudimos encontrar el jengibre, estos cocteles merecen un aplauso por su gusto y presentación.

El aroma del calor y de la satisfacción vino con el envuelto de tilapia, un maravilloso filete de pescado caldoso y de color rojo intenso servido dentro de una hoja de plátano, sello que caracteriza a su chef. La cazuela de arroz, con guiso criollo y carne molida, es un “calentao” servido en vasija honda con tapa y sabor de almuerzo campesino envuelto en hoja de plátano, de esos que nuestros padres llevaban a los paseos a la sombra de un árbol al lado de una quebrada, y que ahora muchos quisiéramos llevar en una canasta de picnic y disfrutar al aire libre.

El arroz con pollo es muy diferente de la tradicional receta casera, pues esta versión es orientalizada y de color oscuro, muy grata, aunque la cantidad servida es francamente pequeña. El pollo campesino braseado, con adobo a escoger entre salsas de pesto, frutas o especias, servido en una olla esmaltada con tapa, resultó magnífico. Escogimos la salsa de especias, con un picante suave y un ave tierna de cuero crocante, rojizo y cautivador. Un tesoro dentro de la olla.

Una delicia las gaseosas naturales servidas en jarras, licuados estupendos de mezclas de frutas, y también la limonada endulzada con panela, bebida frecuente en cientos de miles de hogares colombianos.

En definitiva, un sitio muy placentero e integral para todos los gustos. ¡Que viva el Mercado, con su comida orgánica fresca y sana y su carrito de ceviches!

Muy buena relación CLAP: calidad-atención-recinto-inversión.

 *Para serle franco

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Para serle franco

Restaurante Belgrado, comida serbia

Leo, de Colombia para el mundo

Gastro Bar Instinto, en Bogotá

Restaurante Casa Lelyte, en Bogotá

Restaurante La Puerta, en Zapatoca