Merkel, Trump, pandemia y nosotros

Noticias destacadas de Opinión

¿Que la curva se aplanó? ¿Que, de un momento para otro, podrán salir millones a la calle?

Escuchemos y emulemos a Angela Merkel, no a Trump. No estamos listos aún para lanzarnos masivamente a la calle.

Las decisiones sobre la cuarentena, en las que la alcaldesa de Bogotá jugó un papel de liderazgo nacional y que el presidente Duque, pese a que varios miembros de su equipo remaron en contra, adoptó, trajo el beneficio de retrasar el embate del virus. Sin duda, ello fue clave en aumentar, de forma sustancial, el nivel de popularidad del presidente.

Sin embargo, ni la curva se ha aplanado, ni el aparato sanitario colombiano, particularmente la disponibilidad de los “kits” y la logística para la puesta en marcha de las pruebas mínimas requeridas, están listos. Ni qué hablar de la crisis financiera del sistema hospitalario, de los salarios retrasados del personal de la salud, como lo ha planteado Germán Vargas Lleras de forma repetida.

El tema de los protocolos de seguridad industrial en el contexto de la pandemia es complejo debido a que cada sector tiene características específicas. La construcción de vivienda, el diseño y la ocupación de fábricas de textiles, por poner un ejemplo, difieren de los de determinados procesos productivos metalmécanicos. La producción en línea, las de ensamble,  son diferentes a la que se pueden adelantar de manera modular.  ¿Quién certifica que tales protocolos están listos para ser aplicados y poder producir en forma segura y, así,  garantizar el menor congestionamiento posible de las UCI en un tiempo cercano, cuando los casos de gravedad aumenten? ¿El sistema de transporte podrá operar sin congestión, con las medidas adecuadas de distanciamiento?

Han sido los argumentos de la alcaldesa de Bogotá, resumibles en la obligada responsabilidad de los gobernantes en la toma de las decisiones orientadas a reactivar la postrada economía.

Los líderes brillan en las crisis y deben ser emulados, así como tienen que ser evitados los  malos ejemplos.

Angela Merkel, líder indiscutible en la normalidad y en las crisis. Física y doctora en química cuántica, es decir, amiga de la ciencia, de la Unión Democrática Cristiana, un partido conservador serio, demócrata integral,  va para 15 años de canciller, el equivalente al cargo de primera ministra, en la primera potencia europea. Su gestión durante la crisis de la pandemia le ha permitido a Alemania salvar miles de vidas, en contraste con Italia, Francia, Reino Unido y España, sus vecinos, y con los Estados Unidos, dirigida por un líder que negó, durante semanas, la crisis. Su popularidad, de nuevo, anda por las nubes, por su gestión responsable.

Contrasta la dirección de Merkel con la de dirigentes enemigos de la ciencia del tipo Trump y Bolsonaro y tantos otros caudillos que, ignorantes o supersticiosos, recomiendan la ingestión de cloro o la asistencia a manifestaciones y servicios religiosos, siempre pensando en cómo obtener réditos políticos personales; serán responsables de la muerte, que habría sido evitable, de decenas de miles.

En la alocución al parlamento alemán el pasado 23 de abril fue directa: el cuento del COVID-19 va para muy largo. Pese al manejo ejemplar que el mundo le reconoce, afirmó que la pandemia no está en la etapa final, sino al comienzo. Que las duras medidas tomadas por el gobierno federal han conseguido que la sociedad alemana gane tiempo,  retrasando el ritmo de contagio, para fortalecer el sistema sanitario. La clave: que el sistema de salud no llegue, en ningún momento, a verse sobrepasado por la demanda de contagiados en estado de gravedad. Ese reto estará en primera línea durante largo tiempo y deberá ser la base para las decisiones asociadas a a reactivación de la economía.

En otras palabras: nunguna curva se ha aplanado; hay que estar luchando a diario, justamente, para que la ecuación que favorece la capacidad del aparato sanitario no se desborde en ningún momento mientras la economía se reactiva.

La línea es Merkel, no Trump.

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.