Por: Antonio Casale

A mes y medio

A mes y medio del comienzo de la eliminatoria, el técnico Carlos Queiroz no debe estar satisfecho con la actualidad de sus pupilos. De los rimbombantes tan solo Cuadrado tiene continuidad en su equipo, en una posición, lateral derecho, que no le interesa al seleccionador.

Pero como lo de él es lo colectivo, debe estar contento porque sus obreros andan bien en sus clubes.

Para el arco cuenta con Ospina, cada vez más suplente en Nápoles, aunque la historia demuestra que no importa si en su club no juega, el antioqueño cumple con creces cuando se pone la tricolor. Sin embargo el arquero que le gusta a Queiroz es Montero y ya está de vuelta en el Tolima.

Seguramente Medina será su lateral derecho, Arias juega cada vez más poco en su Atlético de Madrid. Los centrales no tienen discusión, Dávinson y Mina son habituales titulares en sus clubes. El cargo de lateral izquierdo no tiene dueño fijo desde que se fue Armero, ahora podría contar con Fabra, que es titular en el Boca de Russo, en vez de improvisar a Tesillo por ese sector aunque lo ensayado demuestra que su hombre es este último. Wílmar Barrios, Matheus Uribe y Cuadrado (improvisado como interior por derecha) son los fijos en el medio campo. Los tres gozan de continuidad y cumplen en sus clubes.

Hasta ahí no hay tanto problema para el técnico. El lío está para buscar a su extremo por derecha, dando por descontado que Duván Zapata será su delantero en punta, marca goles casi todos los fines de semana en Atalanta y estar en buena racha es el único requisito para ese puesto. Por izquierda podría pensar en Luis Díaz, con quien ha ensayado, o Muriel, su favorito, pero este último es suplente en Italia y poco juega. Díaz es figura en el Porto y su sociedad con Uribe puede funcionar.

Queda vacante, o no, el lugar de James Rodríguez. Dos preguntas debe resolver: la primera es si convocarlo o no. Si es por su desempeño actual no hay duda, James no cabe en el equipo titular hoy. Si es por lo que representa, tendrá que buscarle un puesto flotando en el frente de ataque, sacando un poco más a la derecha a Cuadrado. Eso implicaría cambiar lo que ensayó el año pasado después del mundial. Para esos experimentos no contó con el del Real Madrid, una vez por lesión y las otras nunca entendimos por qué. Ahora, traerlo para sentarlo no parece ser una buena idea.

Dicho la anterior, quedaría vacante el lugar del extremo por derecha y Villa es titular con Russo en Boca, ya ha jugado con Queiroz en ese lugar y cumple con lo que el portugués quiere en ese puesto.

Así las cosas, sin referentes de alcurnia pero con obreros de buen pie, las cosas no parecen haber cambiado mucho en los últimos meses para los hombres de confianza del seleccionador. El técnico privilegia lo colectivo por encima de lo individual y eso puede molestar, pero es que tampoco contamos con alguna individualidad realmente importante que nos haga pensar en cambiar el esquema.

903783

2020-02-10T06:00:00-05:00

column

2020-02-10T06:00:02-05:00

[email protected]

none

A mes y medio

13

3019

3032

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale

Desaparecerán

Lo que viene

La luz

Días sin fútbol

El modelo Boca