Por: Jorge Tovar

Messi: ¿Culpable?

Soy un gran admirador de Lionel Messi. Hace mucho escribí que ya era uno de los cinco grandes jugadores de la historia del fútbol. Pero ese honor lo ha logrado gracias a su papel en el Barcelona. No pienso, como sus críticos, que es gracias a los compañeros. La calidad de ellos ayuda, por supuesto. Su sitio en el olimpo de los mejores es gracias a una calidad futbolística que tardaremos mucho en volver a ver. Pero con Argentina parece un jugador común, destacado, pero común. No siempre fue así. Pero sí lo fue en 2014 y lo fue en el reciente partido que empataron ante los islandeses.

Ante 3.000 islandeses, el 0,89% de la población de aquel país, Messi no se destacó. La pregunta que el mundo del fútbol se hace es si fallaron ellos, los compañeros, o falló él, el ‘crack’. La respuesta es que fallaron los dos. Pero no me quiero adentrar en los compañeros. Argentina desperdició un jugador de dimensiones históricas entre entrenadores de medio pelo y jugadores que nunca comprendieron la gloria que habrían alcanzado si se hubiese explotado el talento sobrenatural de Messi.

Messi ante Islandia fue el jugador del partido que más balones perdió: 26. Por supuesto jugando arriba, entre rivales, la estadística puede considerarse natural. También que solo acertara el 84,5% de los pases. Pero, como comparación, Ronaldo ante un rival mucho más fuerte que Islandia, España, perdió siete balones y acertó 94,4% de los pases.

Esa, sin embargo, no es la métrica que me preocupa. Son los otros datos. Messi corrió 7,6 km. en el partido ante Islandia. Fue quien menos corrió entre todos los jugadores que participaron durante 90 minutos, exceptuando los porteros. Es más, comparado con varios de los que jugaron menos de 90 minutos tampoco los supera. Di María, por ejemplo, jugó 76 minutos y corrió 7,9 km.

Pero ya sabemos que desde hace años Messi corre poco, en el Barcelona incluido. Allí, vestido de azul, cuando arranca, los rivales sufren. En Argentina pretendió hacer lo mismo. Sin balón recorrió 1,4 km. y con el balón cubrió 4,7 km. (No suman 7,6 km. Peleen con FIFA, no conmigo). En cualquier caso, esta métrica no lo hace ver tan quedado. No fue tampoco quien más corrió, porque los otros futbolistas que jugaron 90 minutos cubrieron con balón entre los 5 km. de Otamendi y los 5,7 km. de Salvio.

Su problema principal es ese diferencial entre carrera con balón y sin balón. En el Barcelona camina sin balón y eventualmente va a tocar el balón con garantías. En Argentina no. Con la selección, Messi tendría que ser un jugador que busca constantemente el espacio, recibir el balón en carrera. De ahí que la red de pases ajustada por la dificultad del mismo que desarrollamos en www.golyfutbol.com, muestra que Messi sorprendentemente no es el jugador más importante de Argentina. Ante Islandia fue Mascherano.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Jorge Tovar

Es crack. ¿Qué pasa con James?

Nuestro fútbol

¿Cómo marca goles el Deportes Tolima?

El castigo a Charlie Mitten

Tiempo efectivo de juego