Por: Iván Mejía Álvarez

¿Messi o Casillas?

A los 86 años don Alfredo Di Stéfano es tan claro como rotundo: "el premio del Balón de Oro no se lo entregan a los porteros, es para los de a pie".

Y con eso pareció cerrar una discusión que ya estaba abriéndose entre los de Barcelona y los del Real Madrid por el futuro premio al mejor jugador del mundo.

Todo nació cuando el editorialista del periódico L’Equipe de París sugirió que el balón podría ser para el consagrado Íker Casillas, número uno de la selección española, campeona del mundo y de Europa en dos ocasiones. Los diarios madrileños hicieron eco de la idea, mientras que en Cataluña piden el premio para Xavi o para Iniesta, consagrado como el mejor jugador de la Euro.

En el fondo, absolutamente todos tienen claro que el mejor futbolista del mundo se llama Lionel Messi, es argentino y juega para el Barcelona, equipo con el que esta temporada ha metido todos los goles posibles, en todas las competiciones, un monstruo.

Vuelve y juega, entonces, el tema de la filosofía del premio, pues algunos desearían recompensar una trayectoria, un historial de títulos y logros, mientras que en el fondo el trofeo parece instituido única y exclusivamente para cumplimentar al mejor jugador del planeta.

Sí es al mejor, no quedan dudas, es Messi. Pero si se quiere premiar una trayectoria, Íker Casillas está en todo el derecho de postularse, pues sus actuaciones con la selección campeona, los títulos logrados y su decisiva intervención en los partidos claves lo hacen merecedor. Además, Íker es el golero del Real Madrid, vigente campeón de la Liga de España.

No parece justo desdeñar el nombre de Casillas sencillamente porque es portero, como si ese puesto estuviese vedado para ser elegido como mejor jugador. La historia dice que tan sólo un golero, el legendario Lev Yashin de la URSS, fue consagrado como Balón de Oro.

Por eso la mítica Saeta Rubia fue tan claro en su apreciación, el mundo paga hoy y premia tan solo a quienes meten goles o a quienes hacen jugadas para que lleguen las anotaciones. Es para “los de a pie”, como si atajar, volar, dejar el arco en cero, darle seguridad y confianza al colectivo desde el fondo, no fuese valioso.

El mejor es Messi, pero si tuviera que votar… votaría por Casillas, se lo merece mucho más que quienes se proclaman a los cuatro vientos como merecedores del premio.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Iván Mejía Álvarez