Por: D. Buenavida

Mezcal 350

Tiene cerca de dos meses de haber iniciado actividades. El ambiente es relajado y agradable. Bonita decoración, por supuesto, con fotos de Frida. Bar y música de Manzanero y Tania Libertad. Ideal para tomarse unos margaritas y comer unos antojitos con buena pareja y amigos.

La cocina es Tex-Mex, o sea una comida desarrollada entre los mexicanos y los americanos que viven en el oeste americano: Texas, California, Arizona, Nuevo México, son los platos tradicionales de esta cocina. La carta cuenta con cinco divisiones: entradas y sopas, antojitos (porciones grandes), platos fuertes, “superchalupas” y postres. La división de “Entradas y sopas” cuenta con ocho platos entre $6.500 y $15.900, incluyendo Ensalada César  y Ensalada Poblana, sopas de lenteja y fríjoles, Ensalada Cancún con camarones y anillos de calamar. En los “Antojitos mexicanos” encontramos tacos dorados, con fríjoles, carnitas, chorizos, hongos y acompañados de guacamoles, crema agria y pico de gallo y precios entre $11.000 y $17.000. Seis quesadillas entre $10.000 y $17.000. Cuatro Chalupas entre $12.000 y $14.000 y flautas. Doce platos fuertes entre $19.000 y $26.000. Cinco postres de $7.500. Una miniflauta de frutilla (fresas) que no parecían muy atractivas y crepas de cajeta. Hay tortillas de maíz por todas partes. La carta es pequeña y sin demostraciones de creatividad y no cuenta con los platos tradicionales mexicanos complicados de hacer, como los moles poblanos.

En cuanto a bebidas, abandonamos el vino y nos fuimos con “margaritas” y cerveza Tecate. Hay variedad de margaritas, siendo la única confiable la vieja margarita hecha con jugo de limón, tequila y cointreau o triple sec, y con esa nos fuimos. Estaba deliciosa y bien grande. Recomendable.

Para comenzar pedimos “Chalupas al pastor”. Son tres tortillitas pequeñas fritas crocantes con carne de cerdo que llevan encima cerdo picadito, fríjoles refritos y una ensaladita de lechuga y tomate. No se destacan mucho como cocina, pero es un plato aceptable. Seguimos con “quesadillas de carne con cebolla acaramelada”, compuesto por cuatro quesadillas pequeñas con carne desmechada y cebolla acaramelada y acompañadas con guacamole, crema agria y pico de gallo. Estaban gloriosas, es un plato suave y va muy bien con el acompañamiento. Añoramos las salsas hechas con cualquiera de los innumerables ajíes mexicanos, pedimos algo picante y nos trajeron una salsa picante mal hecha. Como plato fuerte pedimos “Costillas baja california en Bar-B-Q de naranja” acompañadas por una cerveza Tecate. La porción es abundante y las costillas bien compradas y bien tratadas, pero nos resultó una insulsa salsa de tomate, kétchup, con naranja, que podría generar una protesta formal mexicana. De postre, “Banano crocante con helado”, es un buen helado, y la tortilla crocante y el banano ricos.

Si no va en busca de una experiencia gastronómica auténticamente mexicana, encontrará un sitio con comida sabrosa, un poco sosa, música mexicana: Manzanero y Tania Libertad, buenos y grandes margaritas y precios cómodos. Le auguro un buen rato.

[email protected] 69A N° 5-59 Tel.: 2115714.

Buscar columnista

Últimas Columnas de D. Buenavida