Por: Andrés Marocco

Mi propuesta

Todavía estamos saboreando la excelente noticia. Hacer el Mundial Sub 20 es muy bueno desde todo punto de vista. Llegarán los críticos de siempre y los negativos a tirarse la fiesta y a hablar de prioridades, y hasta razón pueden tener, pero son muchas las ventajas que trae este campeonato para Colombia.

Lo primero que quiero tratar hoy me obliga a referirme a la experiencia de Alemania antes del mundial de mayores de 2006, tal vez el mejor en organización de la historia. Es cierto que era un torneo de más equipos, pero es el ejemplo a seguir, en mi concepto, en algunas cosas que se pueden copiar en la medida de nuestras posibilidades. La primera lección es la de cómo escogieron las sedes alternas. Para ser simples en la explicación, los germanos pusieron las condiciones a las ciudades interesadas con aspectos mínimos de infraestructura y abrieron el concurso para que compitieran por ser las elegidas.

Partiendo de esta experiencia, aquí va mi propuesta, que no pretende ser novedosa como sí práctica y aplicable, sin olvidar que todavía no es claro lo de las ciudades que van a acompañar a Bogotá en la cita. Se habla de algunas preinscritas, pero no hay, hasta donde entiendo y según lo dijo Evert Bustamante, director de Coldeportes, nada definido. Por eso propongo que Coldeportes y la Fedefútbol se unan y convoquen a las ciudades apoyadas por sus departamentos, que generalmente son los dueños de los estadios, para que junto a la empresa privada adecúen los escenarios y por ‘meritocracia’ —palabra afín a este gobierno— se definan las mejores propuestas y si por alguna razón no se cumple con las expectativas, las que no queden, por lo menos mejoraron sus escenarios y servirán para buen uso futuro.

Deben ser exigentes con las condiciones de cada subsede, es decir, estadio cómodo, seguro, con salas de prensa, capacidad hotelera, aeropuerto capaz, ya que los ojos del mundo estarán puestos durante poco menos de un mes en la patria y no podemos dar papaya. Este es un país de regiones y el regionalismo debe ser positivo, hay que canalizarlo; no debe salir a flote sólo cuando hay que demostrar cuál es el más guapo, sino aprovechar la coyuntura para medir quiénes son los más preparados. Pasa entonces mi primera propuesta de cara al 2011.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Andrés Marocco

Causa Nacional

Ahora sí empieza la Champions

Sin droga

Lazos Familiares

Vale la copa