Por: Óscar Sevillano

Mi voto es por Miguel Uribe

Durante los últimos tres años la ciudad de Bogotá comenzó a retomar el camino hacia la modernización urbana, olvidada en las administraciones de Gustavo Petro y Samuel Moreno, y el único candidato que garantiza que una vez más la capital del país no va a caminar como el cangrejo, es decir, para atrás, se llama Miguel Uribe Turbay.

De los tres candidatos mejor preparados para gobernar a Bogotá (Miguel, Claudia López y Carlos Fernando Galán), Uribe Turbay es el que mejor conoce la capital y el que posee un total manejo de los temas actuales que tienen que ver con su administración. Su experiencia como concejal de Bogotá y secretario distrital de Gobierno no solo ratifica sus conocimientos, sino además lo confirma como el más capacitado para manejar los destinos de la ciudad.

Conozco a Miguel y sé del compromiso, responsabilidad y seriedad con que asume su trabajo. Lo demostró desde su cargo en la Secretaría de Gobierno donde lideró un diálogo directo con las diferentes poblaciones étnicas con asentamiento en la capital, con el ánimo de discutir la generación de políticas públicas que respeten sus derechos y garanticen la preservación de sus costumbres ancestrales en una ciudad que amenaza con hacérselas perder.

Desde ese mismo cargo trabajó para que los líderes sociales en Bogotá pudieran realizar su labor en sus sectores, sin el temor de que los problemas de inseguridad, propios de todas las ciudades del mundo, acaben con sus vidas. Gracias a esto en la capital no se ha presentado ni un solo asesinato a esta población.

Este trabajo y muchos otros que se han hecho desde la actual administración, donde participó Uribe Turbay, merecen tener continuidad porque son labores que, aunque no cuenten con la visibilidad que tiene la construcción de un andén, parque o vía, también son importantes y creería que lo son mucho más, al tratarse de la vida de estas personas y los derechos humanos de los ciudadanos en Bogotá.

Los problemas que tiene Bogotá son muchos, la mayoría tienen que ver con las garantías para los ciudadanos que desean mejorar sus condiciones de vida, estos no se reducen a la construcción de un metro elevado o subterráneo. Miguel Uribe los conoce y sabe muy bien cómo deben solucionarse, razón por la que pienso que su experiencia en temas de ciudad debe aprovecharse.

Miguel es un joven candidato serio, comprometido y con la mejor voluntad para trabajar en equipo, no solo con el gabinete distrital con el que debe gobernar, sino también con los municipios vecinos de Bogotá, la Gobernación de Cundinamarca y el Gobierno Nacional, con quienes el alcalde de Bogotá debe tener buenas relaciones.

También es una persona abierta al diálogo ciudadano, ya lo demostró mientras ocupó el cargo de secretario de Gobierno, lo que hará que cualquier inquietud o duda de los habitantes de Bogotá con respecto a algún proyecto de la Alcaldía será despejada o atendida y trabajada en conjunto con la población, como debe ser.

Descalificarlo por su juventud es absurdo. Personajes como Gustavo Petro o Samuel Moreno llegaron a la Alcaldía de Bogotá con muchos más años que Miguel y los resultados de su gestión fueron pésimos.

Decir que es peligroso que llegue acompañado por algunos partidos no es más que una campaña de políticos y miembros de algunas ONG de izquierda que se han dedicado a promover propaganda negra al mejor estilo de J. J. Rendón. Cualquiera que resulte elegido tendrá que entablar un diálogo con esas fuerzas políticas.

Bogotá retomó el camino del que Petro y Samuel Moreno la sacaron. Es necesario seguir avanzando, por supuesto corrigiendo errores. La única garantía de que la ciudad no caminará una vez más para atrás como el cangrejo se llama Miguel Uribe y por el será mi voto.

@sevillanoscar

886384

2019-10-17T00:00:00-05:00

column

2019-10-17T00:00:01-05:00

jrincon_1275

none

Mi voto es por Miguel Uribe

27

4014

4041

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Sevillano

¿Necesitan escoltas los concejales de Bogotá?

La nueva Claudia López

¿Una nueva era para Sucre?

¿Por quién votar para el Concejo de Bogotá?

Falta autoridad estatal en las cárceles