Por: Fernando Araújo Vélez

Miedo

Nacer con el miedo cosido a la piel. Crecer multiplicando ese miedo por millones. Heredar los temores de nuestras madres y nuestras abuelas, y temerle al infierno, al pecado, a dios y al diablo y a los hombres. Maldecir porque un día nos dicen que esos hombres son el demonio, y porque al día siguiente nos juran que sólo con un hombre podremos ser felices toda la vida, hasta que la muerte nos separe y más allá. Vestirnos por miedo a que nos tachen de no estar a la última moda, y vestirnos con miedo por agradar o ahuyentar a quien es al tiempo perdición y salvación. Desvestirnos porque es nuestro cuerpo y con nuestro cuerpo hacemos lo que nos dé la gana y no debe quedar duda de nuestra libertad, y caminar sobre las prendas después, culpándonos de nuestra desnudez.

Jugar a que nos cazan, a que te cazo ratón, y hacer responsables al mundo y sus habitantes porque nos cazaron. Agredir por miedo a que nos agredan, besar por miedo a que nos besen, sonreír por miedo a que no nos sonrían, cumplir por miedo a quedar en la calle, callar por temor a dejar al descubierto nuestra ignorancia, y existir y sobrevivir por miedo a vivir. Creer que el matrimonio y los hijos nos salvan y salvar sólo a aquellos que piensan y viven como nosotros, y en lugar de nutrirnos de ideas, de vida, de descubrir, de nuestro bien y nuestro mal, repetirles a esos hijos, por temor a equivocarnos, lo que nos dijeron madres, tías y abuelas, o heredarles nuestra primera convicción porque es una convicción y a alguna convicción hay que aferrarse. Actuar por miedo al miedo. Decidir un camino por miedo a enfrentar un camino distinto. Aferrarse a un dios por temor, cumplir sus mandamientos por pánico y persignarnos todos los días para no caer en el infierno.

Ver en el otro una amenaza, porque nuestro respirar, caminar, hablar o bailar pueden ser una provocación, y sí, serán una posible provocación si vamos por la vida pensando cada segundo en provocaciones y amenazas y viendo enemigos en el bus, en el taxi, en el bar, en la calle, en el trabajo, en la playa y en el estadio y en la casa. Creer que el hombre es el fin de todas las cosas, el dador de protección, descendencia y placer, el poseedor del bien y del mal y del poder, y sentir que ese mismo hombre es un victimario.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Fernando Araújo Vélez

Los tiempos de morir de realidad

Nuestro estúpido afán de mentirnos

Morir por mi cuenta

Decretos democráticos

Un contradictor de oficio