Por: Mario Morales
El país de las maravillas

Miedos y fantasías

Debe ser por la temporada. Pululan los relatos fantasiosos asociados a los disfraces, cosas encantadas y contenidos de dudosa procedencia que buscan producir miedo, así se presienta la impostura.

La historia inverosímil de Hitler huyendo a Tunja y poniéndose de ruana luego de su descomunal fracaso no es —como dice el sarcasmo— un intento de mimetizarse entre otros que corrieron con la misma suerte, sino que apenas habla del acendrado afán nacional por estar cerca de la fama así sea por el camino del crimen. Más que una explicación a los males nacionales parece una historia llamada a asustarnos en reversa.

También han puesto (ya sabemos quiénes) en “cartelera” el relato de un eventual triunfo de Timochenko en las elecciones presidenciales que se avecinan. Posibilidad remota con la imagen negativa de las Farc en el exacerbado e inquietante ambiente nacional, pero además inconveniente en tanto que su sola inscripción puede terminar de darle los votos a quienes, como cucos, quieren empollar en los nidos de la ultraderecha.

Más recientemente apareció en escena Óscar Iván Zuluaga, o su fantasma, comprensiblemente apetecido en esta época de mascaradas, provocando más pánicos en propia casa que en las ajenas, y eso que no lo hizo bailando. Se siguen multiplicando los huevitos uribistas, incapaces de romper el cascarón, sin que su gestor quiera hacer uso de la paternidad responsable.

No cuajaron en cambio tramas, no por imposibles menos deseadas, como la del Paisa y su pretendida adhesión a las disidencias, a pesar de la piromanía del alcalde de San Vicente y otras hierbas del pantano, a quienes algunos medios siguen llamando “fuentes”.

Pero así somos; no nos asustamos con el precio del dólar ni con el paro creciente ni con las promesas incumplidas desde el siglo pasado para contenerlo; en cambio consumimos historias inverosímiles, acostumbrados como estamos incluso a pagar, como en las casas del terror, para que nos asusten.

@marioemorales y www.mariomorales.info

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales

Gobernar y obedecer: ¿un dilema?

¿Indignos o indignados?

Y el barco hundiéndose…

¿Quiénes tienen la clave?

Por el derecho a tener derechos