Por: Felipe Zuleta Lleras

Miente el supersalud

Extrañamente en el país se ha ido creando la idea de que el problema de la corrupción en el sector salud se había sobredimensionado.

Muchos medios contribuyen eficientemente a consolidar esta percepción. Y digo percepción porque lamentablemente nada más lejano de la realidad material para la tristeza y desdicha de todos los colombianos y del Gobierno actual. Y nótese que hasta aquí nada he dicho ni de Uribe ni de sus ministros. Lamentablemente la ida de esos señores para nada ha mejorado la situación. Otros títeres, con el mismo libreto, siguen protagonizando la comedia y ahondando el hueco de la futura tragedia y, si no, ¿qué explicación tiene lo sucedido la semana pasada en el Senado de la República? Un debate que concluyó precipitadamente en la Comisión Sexta cuando la contralora Morelli expuso de manera sucinta pero concreta por qué no había plata de la salud que alcanzara.

No alcanza porque la administración fiduciaria del Fosyga cuesta demasiado comparativamente con la calidad del servicio, suma que este año ascendió a un billón de pesos imputables, según el cinismo de los responsables, a fallas del sistema. Además, gracias a la práctica del cartel de medicamentos conformada por varias EPS y por la práctica generalizada de que los proveedores de las EPS son de propiedad de los actuales directivos.

Las EPS, aunque tengan formas jurídicas de cooperativas, cosechan cuantiosas utilidades gracias a estas metodologías con sucursales en el exterior. Tampoco alcanza la plata si adicionalmente se le transfieren recursos a las IPS (instituciones prestadoras de salud) cuando son de papel o funcionan en baldíos con personerías ficticias. Nada de esto ameritó la más mínima consideración en la comisión 6ª, ni siquiera el reclamo de la señora contralora al superintendente cuando, sin sonrojarse siquiera, afirmó por un lado que la salud necesita más dinero y que la integración vertical no era sana. Si eso fuera así, ¿por qué defendió a capa y espada la inversión de 600 mil millones en unas clínicas de Saludcoop y derogó las decisiones del superintendente anterior, sometió el tema a consideración en la Procuraduría, lo defendió en el tribunal y, a pesar de la derrota jurídica, se precipitó a presentar recurso con la anterior administración de Saludcoop?

Le mintió entonces el supersalud a la comisión 6ª del Senado. Pero a esa comisión no pareció importarle, porque ante la solicitud de la señora contralora de aclarar el punto se silenciaron las cámaras de televisión y se levantó el debate. Los representantes de las EPS allí presentes sonrieron con la misma expresión que han mantenido desde que el interventor de Saludcoop conserva a los mismos gerentes y el Supersalud omite intervenir a importantes empresas del mismo grupo, decisión que termina siendo respaldada por el supersociedades, que nada dice sobre la declaratoria de grupos empresariales. ¡Todavía está por escribirse el capítulo de lavado de activos en la salud!

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Zuleta Lleras

El fiscal y su gestión

¿Que Duque no ha gobernado?

Qué robadera tan arrecha

Las peleas de Claudia

Al oído del presidente