Por: Columna del lector

“Millennials”, cambio climático y procreación

Por Deborah Martínez

Hace un par de meses la joven representante estadounidense Alexandra Ocasio-Cortez (AOC), conocida por presentar al Congreso la iniciativa Nuevo Pacto Verde para combatir el cambio climático, declaró en la Cumbre Mundial de Alcaldes que ahora sus sueños de ser madre le provocaban una sensación agridulce, debido al futuro que les aguardaría a sus hijos en la crisis climática por la que actualmente atravesamos.

Como ella, el 38 % de las parejas entre 18 y 29 años en Estados Unidos consideran que el cambio climático es un factor decisivo para tener hijos, según refiere una encuesta de Business Insider, mientras que a nivel mundial solo el 39 % de la población millennial tiene hijos, señalando que su principal preocupación es el cambio climático, incluso por encima de otras como el ingreso, el desempleo, la inseguridad o el terrorismo, de acuerdo con el informe “Global Millennial Survey 2019”, de la consultora Deloitte.

Para muchos millennials la decisión de no tener hijos tiene que ver con el compromiso de no procrear más víctimas de una crisis en la que no participaron, pero cuya responsabilidad heredarán.

Según pronósticos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), la temperatura global promedio podría incrementarse hasta en 5° C para el año 2100. Si esto sucede, aumentaría el número y la potencia de los fenómenos naturales, habría una menor calidad y acceso a recursos vitales como el aire o el agua, además de que habrían severas afectaciones a las actividades productivas del ser humano, pues solo la acidificación de los mares, por ejemplo, pondría en riesgo la actividad pesquera, la extracción petrolera y hasta la agricultura.

Más allá del impacto que el cambio climático tendría sobre la humanidad, el replanteamiento de la paternidad o maternidad de los millennials también considera el impacto que más seres humanos generarían sobre el medioambiente.

De acuerdo con estimaciones de la ONU, actualmente 7.500 millones de personas habitamos este planeta, para 2050 seremos 10.000 millones y para 2100, 11.000 millones.

Cifras de la organización Verisk Maplecroft señalan que la población actual genera 2.100 millones de toneladas de basura, un número que podría aumentar en los próximos 30 años hasta en un 70 %. Mientras que un informe de la Organización Meteorológica Mundial muestra que cada año la humanidad produce 36.000 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2), las mismas que contribuyen a la producción de gases de efecto invernadero (GEI) y, por ende, al incremento de la temperatura global.

La explotación y el desperdicio de recursos naturales, así como el aumento de desechos de nuestro sistema de producción y consumo, ubica a Latinoamérica como el mayor productor de desperdicios a escala mundial, según reporta la ONU, y como la región que produce el 10 % de los gases contaminantes, de acuerdo con un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

A mediados de año, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, reconoció que el incremento poblacional ha contribuido a aumentar las prácticas que producen el cambio climático.

La población millennial, más que otra generación, está tomando esto en cuenta a la hora de planificar su futuro y es que, en palabras de AOC, muchos millennials consideran que “es insostenible organizar nuestra sociedad como lo hemos hecho, centrada y priorizando el beneficio personal y las ganancias sobre todas y cada una de las consideraciones humanas o planetarias”.

897003

2019-12-23T00:00:31-05:00

column

2019-12-23T00:16:29-05:00

[email protected]

none

“Millennials”, cambio climático y procreación

51

7149

7200

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columna del lector

Ni se te ocurra comer de nuevo en el avión

Uber falló

Cómo entender el inconformismo social

Macondo tendrá otra oportunidad sobre la Tierra