Por: Carolina Botero Cabrera

Ministro Luna, estamos listos para co-crear políticas públicas

La Carpeta Ciudadana es un proyecto de Gobierno en Línea que recogerá y procesará gran cantidad de datos personales de la ciudadanía y que, por tanto, merece ser analizado cuidadosamente.

Señor ministro, cuando se posesionó le mencioné nuestras preocupaciones respecto de la intimidad y cómo no se enfrentaba en los lineamientos entregados por el gobierno al contratista. El contratista seleccionado, por $2.200 millones de agosto hasta noviembre de este año, hará el diseño final de la Carpeta Ciudadana. A un mes de terminar, publicaron el resumen del primer entregable de la consultoría y allí finalmente esbozan ese tema.

Aunque anuncian una consulta, persisten problemas en la propuesta de participación: no hay documento claro y completo para comentar (se trata de una presentación que llaman “resumen ejecutivo” –aunque tiene más de 40 diapositivas–), el cronograma termina en diciembre y no es detallado; tampoco entregan una metodología para la consulta.

Pero lo más interesante es que digan: “En materia de seguridad de la información, protección de datos y derecho a la intimidad de la información de los ciudadanos se crea un apartado especial esbozado en las siguientes páginas. Que será desarrollado en las siguientes fases del proyecto en los talleres de co-creación que aglutinarán a todos los sectores de la población, en especial a los representantes de los ciudadanos”. Surgen muchas preguntas, pero resalto que se reconoce el vacío y se hace la propuesta de co-crear con todos los sectores, especialmente con la ciudadanía, la pieza de intimidad ignorada hasta ahora.

Imaginará nuestro entusiasmo con la propuesta de co-crear el modelo de protección a la intimidad que es indispensable para la implementación del proyecto. Eso significa un proceso abierto –y en los tiempos de voluntariados–, transparente y ético. No solo será comentar, sino co-construir, como en el Marco Civil brasileño.

Señor ministro, para el éxito de esta participación, primero se necesita tiempo, por tanto, debe quedar fuera del contrato. Al fin y al cabo, al no estar planteado allí, no lo vincula. Además, servirían los insumos del contratista para apoyarse en ellos. Señor ministro, comprométase usted a hacer bien lo que propone el contratista y desarrollemos entre todos este proceso en 2016.

 

 

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Carolina Botero Cabrera

Gobierno, ¡a cuidar las comunicaciones!

Primer round: super-SIC contra Facebook

¡Matamos la producción! Y acá no pasó nada